El tribunal recorrió ayer los edificios donde funcionó el D2

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 1 (TOF1) realizó ayer las dos últimas inspecciones oculares a centros clandestinos de detención, en el marco del segundo juicio oral que se realiza en Córdoba contra el ex jefe del Tercer Cuerpo del Ejército, Luciano Benjamín Menéndez, por delitos de lesa humanidad cometidos durante el último gobierno militar.

Los reconocimientos se desarrollaron en el edificio del Pasaje Santa Catalina, donde hoy funcionan el Archivo Provincial de la Memoria y el Museo de la Memoria, donde funcionara, durante el último gobierno de facto, el Departamento de Inteligencia Nº 2 (D2). También, el tribunal y las partes recorrieron las instalaciones policiales ubicadas en Mariano Moreno y Caseros, edificio en el cual también funcionó el D2.

En ambas inspecciones estuvieron presentes dos víctimas, quienes aseguraron haber estado detenidas en dichos lugares. Además, participó César Armando Cejas, otro de los imputados, quien brindó precisiones sobre el lugar físico de Inteligencia en el que trabajaba durante la época de los hechos investigados. Cejas, según la acusación, era subjefe del D2 cuando fue asesinado Ricardo Fermín Albareda, en 1979. Sin embargo, el imputado asegura que sólo realizaba tareas administrativas.

Este procedimiento se realizó en el lugar a puertas cerradas, sin permitir el ingreso de la prensa, por pedido del ETER, división de la Policía de la Provincia de Córdoba que hoy ocupa dicho edificio.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

A un costado de la Catedral la prensa sí pudo ingresar a la segunda inspección, llevada a cabo en el hoy Archivo de la Memoria, donde funcionó el mencionado centro clandestino de detención desde antes del golpe de 1976.

En ese espacio aún se pueden observar rastros de las terribles penurias vividas allí por los detenidos, descriptas para el tribunal, por Ludmila da Silva Catela, quien es la titular de ese organismo.

Por otra parte, los jueces escucharán hoy los testimonios de una de las víctimas detenidas en la sede de Mariano Moreno y Caseros, y de un perito calígrafo, con lo que culminará la etapa testimonial en la causa.

Este perito calígrafo es el que puede comprometer más aún al ex policía Cejas, pues dirá si las firmas y sellos que se aportaron como pruebas en la causa son o no del detenido. De esta manera se sabrá si lo que dice el ex policía sobre su actividad administrativa es verdad o mentira.

Las verificaciones

Quienes nunca habían ingresado en lo que hoy es el Archivo de la Memoria se encontraron durante la inspección ocular con dependencias en las cuales parece que no hubiera transcurrido el tiempo.

Pudieron ver inscripciones y dibujos que los detenidos realizaron con sus uñas hace más de 30 años; también pudieron ver elementos que pertenecieron a distintas personas que estuvieron detenidas en ese lugar y que hoy figuran como desaparecidas. Se enfrentaron con una realidad que el tiempo no borró y hoy son prueba contundente para el tribunal que juzga esta causa.

Tras esta inspección, lo que resta es la jornada de hoy con las dos últimas testimoniales, el inicio de los alegatos la semana próxima y, de no mediar inconveniente alguno, el jueves 10 o el martes 15 de diciembre el tribunal dictará sentencia . Así, antes de que concluya el año, quedará cerrada la segunda causa contra Luciano Benjamín Menéndez.

<span

Artículos destacados