El juicio de La Perla demora la fijación de otras audiencias orales

Megacausa. El debate de la Perla comenzó en diciembre de 2012 y no tiene fecha de de culminación.

Afecta a causas de diferente índole incluso aquellas con personas detenidas a quienes se les ha tenido que prorrogar la preventiva. Las vacancias en los Tribunales Federales es otro de los problemas.

Por Silvina Bazterrechea – sbazterrechea@comercioyjusticia.info

La sustanciación del juicio denominado “megacausa de La Perla”, que comenzó en diciembre de 2012 ha generado una importante demora en la fijación de audiencias orales y ha sido señalada como una problemática relevante en el informe anual de actuación de 2013 elevado a la Procuraduría General de la Nación por el fiscal General Nº1, Maximiliano Hairabedián.

Según expresó el funcionario judicial en el documento al que tuvo acceso Comercio y Justicia, el megajuicio -que tiene a Luciano Benjamín Menéndez como uno de los principales imputados- ha retrasado el inicio de diferentes debates, incluso de las causas que tienen prioridad de juzgamiento como aquellas con personas privadas de su libertad. Al respecto, Hairabedián denuncia que dicha situación ha motivado que, en algunos casos, se haya tenido que prorrogar la prisión preventiva de los detenidos .

Para el resto de las causas – muchas de ellas de envergadura aunque sin detenidos- el fiscal advierte de que ha tenido que recurrir al recurso del pronto despacho en un intento por agilizar la fijación de audiencias orales, pese a lo cual no obtuvo resultados positivos.

En la práctica, el juicio de La Perla insume al Tribunal Oral Nº1 tres días de audiencias orales (martes, miércoles y jueves), quedando sólo dos disponibles para otros debates orales, jornada que los magistrados ocupan en muchos casos para realizar trabajos internos al Poder Judicial.

El megajuicio de La Perla comenzó en 2012 y, aunque se especulaba que la sustanciación del debate podría demandar un año y medio, los plazos se demoraron más de la cuenta y hoy no tiene fecha cierta de culminación. Ocurre que todas las causas relacionadas con La Perla que terminan su instrucción están siendo incorporadas a este juicio. Hace algunas semanas se sumaron cinco nuevos expedientes al debate y también serán motivo de análisis del tribunal.

Otras razones
Consultado por este medio, el fiscal General Federal Alberto Lozada coincidió en que las demoras de los juicios existen y que el debate de La Perla ha generado un cuello de botella para la sustanciación de otras audiencias orales.

“La estructura de nuestro Poder Judicial no está preparada para este tipo de causas tan voluminosas y complejas”, admitió.

A esta cuestión, Lozada le suma otro problema: las vacancias en la justicia Federal demoran la tramitación de los expedientes y han generado superposición de funciones.

En ese sentido, cabe recordar que desde hace muchos años la Cámara Federal de Córdoba funciona con sólo la mitad de sus integrantes y, de los tres juzgados federales existentes en la ciudad de Córdoba, hay uno que quedó vacante con la jubilación de Cristina Garzón de Lascano.

En ese esquema tan reducido, hoy el juez federal del Tribunal Oral Federal Nº1, Vicente Muscará y el juez federal del Tribunal Oral Federal Nº2 José María Pérez Villalobo, prestan además funciones como subrogantes en la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba.

En el caso de los juzgados de instrucción, el juez federal Alejandro Sánchez Freytes además subroga el juzgado de Garzón de Lascano.

Con respecto a la Cámara Federal, el concurso concluyó hace varios años y el nombramiento de los magistrados aguarda la firma del Poder Ejecutivo nacional. Lo mismo ocurre con el juzgado de Garzón de Lascano, cuyo concurso también concluyó con siete postulantes.

Artículos destacados