El juicio a Menéndez se traslada a La Perla

La octava jornada del juicio oral que se sigue a Luciano Benjamín Menéndez y a otros siete militares y civiles por delitos cometidos durante la última dictadura militar, tendrá lugar hoy en el mismo sitio donde ocurrieron los hechos que se están juzgando.
Se trata del ex centro clandestino de La Perla, ubicado a unos 12 kilómetros de la ciudad de Córdoba, lugar desde donde se trasladará el debate, por orden del Tribunal Oral Federal N°1, que integran Jaime Díaz Gavier, Carlos Otero Álvarez y José Vicente Muscará.

El acto procesal, que había solicitado la Fiscalía, tiene como objetivo “situar” los lugares del predio que fueron mencionados por los testigos en esta causa y reconocer el espacio donde pasaron sus últimos días y fueron torturados los cuatros militantes del PRT-Hilda Flora Palacios, Humberto Brandalisis, Carlos Lajas y Raúl Cardozo- por quienes hoy se sustancia el debate.
El recorrido a La Perla, hoy convertido en Museo de la Memoria, se concretará con la presencia de quienes estuvieron allí detenidos, testigos que ya comparecieron en el juicio.

El juicio

La tercera semana del debate oral se abrió ayer con la declaración de dos sobrevivientes: Susana Margarita Sastre y Ana Mohaded. Aunque ninguna pudo aportar dato alguno sobre las cuatro víctimas de la denominada causa Brandalisis, sus relatos permitieron continuar conociendo el funcionamiento de La Perla y del aparato represivo que actuaba por aquellos años.
Durante el reconocimiento de los acusados, ambas testigos no reconocieron a Hermes Rodríguez, Carlos Díaz y Oreste Padován. A su turno, Mohaded tampoco pudo identificar a Jorge Acosta.

Las dos mujeres fueron secuestradas en la vía pública por el grupo de tareas del Ejército Argentino y luego trasladas a La Perla donde fueron torturadas. Sastre estuvo allí ocho meses, mientras que Mohaded permaneció 12 días, tras lo cual fue trasladada a otros centros clandestinos de detención (Campo la Rivera, La Perla Chica, la cárcel de San Martín y la cárcel de Buen Pastor) donde terminó siendo legalizada como presa. Fue sometida a tres consejos de guerra y fue condenada por "asociación ilícita agravada", junto a otras personas con las que había sido secuestrada, por la Justicia federal cordobesa. Según dijo, el juez que definió su situación en aquel momento fue Miguel Ángel Puga y el secretario Luis Rueda, actual camarista federal. Fue detenida el 11 de noviembre de l976 y obtuvo su libertad seis años más tarde, en diciembre de 1982.

“Esto es una guerra”

A lo largo de su relato, Mohaded, hoy profesora universitaria, pudo identificar a los imputados Carlos Vega, Ricardo Lardone y Luis Manzanelli como quienes participaron de las sesiones de tortura que recibió durante su corta estadía en La Perla.
Sastre, en tanto, sindicó a Acosta como uno de los encargados del ex centro clandestino y dijo que en su captura intervinieron Lardone y Manzanelli.
Como lo hicieron el resto de los testigos que pasaron por la sala de audiencias, las mujeres reiteraron haber escuchado que existía el denominado “pacto de sangre”. Al respecto, Sastre (actualmente trabajadora social) puntualizó que si bien había “ especialistas”, se trataba de un “grupo integral”, donde todos participaban de todo.

A su vez, Mohaded agregó que “se autodenominaban el Comando Libertadores de América (los m

Artículos destacados