Diferencias de carácter entre los esposos no configuran injurias graves

DEPRESIÓN. Se descartó que el tratamiento psiquiátrico del marido hubiera arruinado la pareja.

Tampoco se acreditaron las otras conductas agraviantes que le atribuyó la accionante a su consorte, como haberla distanciado de su familia, no colaborar con las tareas domésticas y de cuidado de los niños o ser una persona agresiva.

El resto del contenido sólo es accesible para usuarios suscriptos al diario. Si estás suscripto, iniciá sesión con tu usuario/e-mail y tu contraseña.
O podés enviar una solicitud de suscripción desde aquí.

Artículos destacados