Descalifican valor de testigos «tardíos»

Los testigos que no concurren a la primera citación para la audiencia de vista de la causa y lo hacen en luego de que la parte interesada escuchó los deponentes de la contraria, tienen menor valor probatorio por carecer de naturalidad frente al tribunal. Bajo esa premisa, la Sala 5ª de la Cámara del Trabajo de Córdoba, integrada por Ana María Moreno de Córdoba, desestimó el valor probatorio de los testigos propuestos por María Silvana Sadino y confirmó que la fecha de ingreso como dependiente de Alicia Soledad Sosa fue anterior a la registrada por la demandada.
Previo a exponer las conclusiones, la magistrada señaló que “lamentablemente es habitual presenciar en las audiencias de vista de la causa la situación que se plantea en este caso, en la que los distintos grupos de testigos ofrecidos por las partes se presentan a dar versiones radicalmente opuestas de los hechos debatidos”.

En esa dirección, la jueza Moreno destacó que “respecto al punto en cuestión, han resultado creíbles los testimonios de González y Villarreal quienes concurrieron a la farmacia desde dos mil cinco con cierta regularidad (cada dos meses la primera y Villareal quien entró un par de veces y luego precisó que no compró más de cuatro veces en la farmacia)”.
“No lo fue en cambio la testigo Alí, quien afirmó que iba desde mil novecientos noventa y cinco y atinó a precisar que lo fue en dos mil cinco a instancias del interrogatorio indicativo del abogado de la parte actora por lo que carece de espontaneidad su aclaración”, advirtió la vocal.
“De lo expuesto entonces para el Tribunal, conforme lo dicho por los testigos que resultaron más convincentes la actora ingresó antes de la fecha registrada”, concluyó el tribunal.

Artículos destacados