Derechos humanos y violencia de género, entre las prioridades de Farfán

juró el reemplazante del ahora ex ministro Luis angulo. El nuevo funcionario aseguró que seguirá trabajando en la misma línea que su antecesor. Confirmó que en el interior provincial se abrirán centros de atención para mujeres golpeadas. Se continuará con las obras de ampliación en Bouwer y se incorporarán escáneres para evitar las requisas degradantes

Por Silvina Bazterrechea – sbazterrechea@comercioyjusticia.info

A pocos días de la renuncia de Luis Angulo, Juan Martín Farfán asumió ayer como ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia de Córdoba. El cargo quedó en manos de una persona de estrecha confianza y hasta ayer férreo colaborador de Angulo en su ministerio.
Farfán es abogado, recibido en la Universidad de Buenos Aires (UBA), con 12 años en el ejercicio de la profesión. En el Ministerio de Justicia ocupó diferentes cargos, el último de secretario de Organización y Gestión Penitenciaria. Antes se había desempeñado como secretario de Justicia y jefe de Área en Contrataciones y Licitaciones de la Dirección de Asuntos Legales de la Secretaría de Niñez, Adolecencia y Familia (Senaf).
“Vamos a continuar y profundizar todas las políticas que se vienen desarrollando desde 2015, el sendero y el surco están bien marcados y lo que vamos a hacer es trabajar en esa línea”, subrayó Farfán en diálogo con Comercio y Justicia, antes del acto de asunción.

-¿Qué impronta buscará darle a este ministerio, hoy bajo su exclusiva responsabilidad?
-En primer lugar tengo que decir que me siento muy honrado por esta posibilidad. Vamos a seguir trabajando como lo venimos haciendo desde el año 2015. Yo tuve la suerte de integrar el equipo de Luis Angulo, he sido secretario de Justicia, secretario Gestión y Administración Penitenciaria y también asumí la coordinación con las otras secretarías; por este motivo no es nueva para mí la tarea aunque sí tengo ahora una responsabilidad más alta. Vamos a seguir en esa misma senda, continuar luchando por los derechos humanos y combatir la violencia de género, que han sido dos banderas de este ministerio.

– ¿Hay actividades, programas o alguna obra que tengan previsto concretar para avanzar en la lucha contra la violencia de género?
– Sí, vamos a seguir abriendo polos de la mujer en el interior provincial. Tenemos varias obras en marcha en el interior, tenemos un polo en Cruz del Eje que está funcionando y la idea es extender la red de polos. Este sistema es único en el país y es mirado por otras provincias y regiones de Latinoamérica; la idea es profundizar y ampliar estas redes de contención en toda la provincia.

¿Continuarán con un esquema de trabajo que busque profundizar las reformas procesales?
– El programa de reformas procesales comenzó a plasmarse en 2007. En aquel momento adherimos a la Ley Nacional de Violencia de Género Nº 26485 e incorporamos el concepto de violencia de género, paralelamente ampliamos los juzgados dedicados a esta materia, concretamente creamos tres juzgados más en la ciudad de Córdoba y otros en interior. Luego vino la reforma de Mediación Prejudicial obligatoria para el fuero Civil -que comenzó a aplicarse hacer un mes-, la reforma procesal laboral que entrará en vigencia en junio y la introducción de la oralidad en el procedimiento civil.
La idea es seguir trabajando en alternativas de modo que el acceso a la justicia sea más ágil y más eficiente

-Y en materia penitenciaria, ¿hay algún objetivo a cumplir?
-Vamos a continuar con lo que venimos haciendo, tenemos tres grandes obras en marcha: la ampliación de la cárcel de Bouwer con una capacidad de 400 personas, estamos trabajando en una ampliación de la cárcel de Villa María y hay otra ampliación en Bouwer para 250 personas más, que reemplazará a la UCA (Unidad de Contención del Aprehendido). Esperamos que esta infraestructura se complete este año.
A su vez, también está en su tramo final la incorporación de cinco escáneres que se utilizarán para realización de la las requisas. La idea es evitar las requisas profundas y que las visitas introduzcan elementos prohibidos a la cárcel.

-¿En qué estado está el proyecto de construir una cárcel federal en Córdoba?
– Tuvimos un acercamiento con la Nación, hubo un proyecto que se frustró y luego nos comunicaron que no había presupuesto para destinarlo a la infraestructura carcelaria, con lo cual no se podrá hacer con los recursos de la Nación.

– Hubo muchos conflictos en el Complejo Esperanza. ¿Cuál es hoy el estado de situación?
– En el Complejo Esperanza se hizo una obra muy importante, hemos hecho muchas obras de infraestructura, todos los módulos fueron intervenidos y además hay una política de humanización, no se hizo tanto hincapié en la seguridad sino en la capacitación, la educación, la contención de los jóvenes y eso ha dado un gran éxito, hemos obtenido resultados muy interesantes.

Artículos destacados