Deniegan horas extras a obrero de la construcción

La Justicia laboral de Córdoba denegó a un obrero de la construcción el reclamo de horas extraordinarias, al advertirse en el caso que no existió prueba alguna que acreditara su realización. Asimismo se aclaró que para su procedencia debe mediar demostración cabal y concluyente de la efectiva prestación de los servicios fuera de la jornada normal y legal.
Esta decisión fue asumida por la Sala 3ª integrada por José Vicente Ostoich, en el pleito por el cual Javier Pinto reclamó a Constructora SRL y a sus socios y gerentes Pablo Zalazar y Marisa Cugnini, el pago de horas extras que denunció que jamás le fueron abonadas. Por su parte, la demandada contestó que durante toda la relación laboral existente se le abonó al actor conforme el convenio de acuerdo con las tareas y jornada de trabajo realizada.
Ante ello, el tribunal señaló que “no encontrándose acreditado que el actor haya cumplido jornadas que excedieren las previstas por el artículo 11 del convenio colectivo de trabajo76/1975, reconocidas por la demandada, resulta improcedente el reclamo por horas extraordinarias”.

Al respecto, la Sala precisó que “para tener por cierta la realización del trabajo extraordinario, la prueba debe ser fehaciente, categórica, cabal, tanto en lo que se refiere a los servicios cumplidos como al tiempo en que se desarrollaron”.
El juez Ostoich explicó que “debe mediar demostración cabal y concluyente de la efectiva prestación de los servicios fuera de la jornada normal y legal, sin que basten las presunciones tanto en lo que se refiere a los servicios prestados como al tiempo de cumplimiento”.
En ese sentido, se subrayó que “no basta para acreditar el cumplimiento de prestaciones extraordinarias la falta de exhibición de la planilla de horarios y descansos en la que el actor figure, ni la presunción que pueda derivarse de tal comportamiento procesal”.

Artículos destacados