Declaró el último testigo y comienzan los alegatos

Con la declaración de la sobreviviente Ana Beatriz Illiovich finalizó ayer la ronda de testimoniales del juicio que se sigue a Luciano Benjamín Menéndez y a otros siete represores, acusados del secuestro, tortura y muerte de cuatro militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) durante la última dictadura militar.
Illiovich se sumó a la lista de testigos a pedido de la defensa del ex capitán Jorge Acosta, con motivo de la declaración que realizó Teresa Meschiatti, otra sobreviviente de La Perla, en el marco de este debate oral. Al prestar testimonio, Meschiatti dijo que junto con Illiovich fueron obligadas a participar de un “lancheo” que terminó con el secuestro del joven Daniel Romanutti. Dicho procedimiento, según advirtió la testigo, ocurrió el 10 de noviembre de 1977 en Colonia Caroya y lo comandaba el capitán Acosta, quien dice no haber estado en Córdoba para esa época.

Consultada sobre esta situación, Illiovich no aportó ningún dato. Al respecto explicó que no podía recordar aquel episodio, aunque aclaró que eso no implicaba que no haya sucedido. “Durante todos estos años he trabajado para olvidar estas cosas, muy insoportables, que hemos vivido los secuestrados y entonces yo no puedo dar cuenta de ese hecho, no lo recuerdo”, advirtió. En su declaración, que realizó sin la presencia de los acusados -según ella misma lo solicitó-, tampoco pudo hablar sobre la detención de las cuatro víctimas de este juicio.

Discriminación

“Con vos vamos a hacer jabón de tocador”. Illiovich adjudicó la frase al acusado Hermes Rodríguez, al relatar al tribunal las humillaciones “extras” que recibió durante los casi dos años que estuvo detenida por tener un apellido judío.
La testigo trabaja desde hace 20 años en un hospital con víctimas de violencia. “Soy una militante de la vida y la no violencia”. Al finalizar su declaración, Illiovich dijo que pudo reconstruir “parcialmente” su vida, gracias al “profundo amor” de sus padres y hermanos, su actual compañero y sus cuatro hijos.

Sorpresa

El ex segundo jefe del Destacamento de Inteligencia 141, Hermes Rodríguez, se constituyó ayer en el segundo de los acusados que pidió prestar declaración en este debate.
El primero fue el ex capitán Acosta, quien en su oportunidad acusó al testigo Piero Di Monte de haber sido un “agente infiltrado” de las Fuerzas Armadas. La declaración de Rodríguez tuvo la finalidad de insistir en la versión dada por la defensa de Acosta respecto de que éste no estuvo a cargo de La Perla al momento de ocurrido los hechos que hoy se juzgan.
Según explicó el acusado, el ex capitán Acosta cumplió 30 días de arresto, entre el 22 de setiembre y el 22 octubre de 1977, tras lo cual no volvió a cumplir con las funciones que tenía anteriormente. Dicho episodio dijo recordarlo porque un día después, él también fue sancionado por el coronel César Anadón.
“El 25 de octubre me apersono y le digo a Anadón que faltaba un oficial, el capitán Acosta. Ahí me dice que fue relevado de su puesto y remplazado por el señor González Minardi”, agregó.

La versión dada por Rodríguez se contradice con el testimonio brindado la semana pasada por el tenien

Artículos destacados