Declaró el pequeño que sufrió el secuestro

Con la declaración de la propia víctima, comenzó ayer en los tribunales federales el juicio oral por el secuestro del niño que en marzo de 2007 fue interceptado por un hombre que lo mantuvo cautivo por casi 14 horas al salir de un instituto de inglés en barrio Urca, de esta ciudad.

Con un relato claro, el pequeño pudo reconocer en las fotografías que le exhibió el tribunal el automóvil en el que fue secuestrado y la casa donde permaneció cautivo, pero dijo que si hoy estuviera frente a su captor no podría identificarlo, porque “no se acordaba”.
De todos modos, recordó que la policía elaboró entonces un identikit a partir de su testimonio y pudo precisar algunas muletillas que empleaba el secuestrador, que lo trataba siempre de “papi”.

Antes, su madre había declarado que durante las llamadas telefónicas que recibía el hombre la trataba de “mami” y “mamita”. Esto coincide con las grabaciones de llamadas que se efectuaron en la causa, en las que consta que el secuestrador empleaba precisamente esos términos en forma habitual.

Por el hecho está acusado Jorge Alberto Sosa, quien podría ser condenado con una pena que va de los 10 a los 25 años de prisión.
De no mediar inconvenientes, el debate oral podría culminar esta semana con la condena del único acusado, según estimó el fiscal federal Nº 1, Maximiliano Hairabedián.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Artículos destacados