Cuando la previsión contractual «choca con la idea de justicia»

Pese a que en el contrato de locación se consignó que la locadora no se responsabilizaba por “desmoronamiento”, la jueza Claudia Zalazar (51ª Nominación en lo Civil y Comercial de Córdoba) condenó a la misma a abonar más de 8.400 pesos de indemnización a su inquilina por los daños que provocó un derrumbe en el departamento alquilado, predicando que, en el caso, la validez de dicha previsón contractual “choca con la idea de justicia”.
La resolución recayó en “Tribuley, Silvia Verónica c/ Berardi, María Alicia – ordinario”, donde la demandante reclamó a la propietaria del inmueble alquilado, ubicado en avenida Santa Fe 39, Planta Alta, los daños y perjuicios irrogados por el derrumbe de la vivienda ocurrido en 2003, aparentemente atribuible a las obras que se estaban realizando en piso inferiores del edificio.

La magistrada puso de resalto que en la locación “de inmuebles en ruina, la aceptación en dichas condiciones siempre será válida siempre y cuando no resulte contraria a los criterios de razonabilidad y buena fe”, siendo que en el caso “la aceptación de riesgos es una figura artificiosa y carente de justificación dentro de un sistema legal como el nuestro, que admite la liberación del supuesto responsable cuando prueba el hecho de la víctima”.
Se postuló que, “si bien la actora suscribió el contrato con la cláusula referida (…) en virtud del principio de la autonomía de la voluntad (artículo 1197 del Código Civil), choca con la idea de justicia admitir que la locataria quede sin la menor posibilidad de recuperar sus pertenencias mínimas necesarias para llevar una vida digna ya que se trata de bienes básicos e indispensables”.

Artículos destacados