Confirman sanción a abogado por tratar de “idiota útil” a un perito

La Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal confirmó la sanción que se le impuso a un abogado matriculado en la Capital Federal por tratar de “idiota útil” a un perito, porque su dictamen favorecería a la empresa demandada en un juicio laboral.
La decisión la tomó la Sala III de la Cámara, quien rechazó un recurso contra el “llamado de atención” con el que Tribunal de Disciplina del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal sancionó al abogado Julio Lalanne, por el contenido de un escrito que presentó en una causa por despido que se promovió contra Cargill S.A.
En ese expediente, el letrado denunció un “ardid procesal artero, desleal y manifiestamente improcedente que intenta perpetrar la demandada aprovechando la torpeza o quizás la connivencia del perito”, un contador (que fue identificado como G.F. por sus siglas) para, de modo “espurio”, obtener “una ventaja procesal indebida”.
Según Lalanne, Cargill SA hizo mentir “alevosamente” a sus empleados “hasta influir, convencer o quizás ‘comprar’ a los auxiliares de la justicia para torcer su informe hacia el lado que le conviene” y en contra de su cliente.
“Prefiero interpretar que el perito contador GF es un ‘idiota útil’ y no un corrupto, y conste que estoy juzgándolo con moderación”, expuso en el escrito que motivó la sanción.
En el fallo, que también ponderó que Lalanne carecía de sanciones y pidió “disculpas públicas” que fueron aceptadas, el Tribunal de Disciplina del Colegio de Abogados argumentó: “Una cosa es el ejercicio del derecho de crítica y otra muy diferente es el lenguaje soez utilizado por el profesional denunciado”.
Agregó que el letrado usó “una cantidad expresiones absolutamente indecorosas, descomedidas y mortificantes”, y que “los principios de lealtad y probidad en el ejercicio profesional imponen al abogado un comportamiento recto debido no sólo al cliente sino también respecto a todos los sujetos del proceso judicial”.
La Sala III de la Cámara destacó que “si bien la defensa de los intereses en disputa debe ser ejercida con energía y denuedo”, hay que actuar “con la indispensable mesura que salvaguarde la majestad de la justicia, tornándose imprescindible conservar el debido equilibrio, evitando los desbordes de palabras o expresiones que pueden molestar y ofender tanto a los jueces como a los profesionales”.
Para los camaristas Jorge Argento, Carlos Grecco y Sergio Fernández el sancionado “no guardó un estilo adecuado a la jerarquía profesional en las actuaciones ante el poder jurisdiccional como, asimismo, incurrió en expresiones agraviantes” respecto del perito y la contraparte.

Artículos destacados