Con Saillén y Catrambone detenidos en Bouwer, Bustos Fierro pidió apartarse

.

La defensa solicitó la excarcelación de los responsables del Surrbac, que fue rechazada. Los acusados se negaron a declarar. Están imputados por asociación ilícita, evasión impositiva y lavado de activos

El juez federal Ricardo Bustos Fierro pidió su apartamiento de la causa que se sigue contra los dirigentes del Sindicato Único de Recolección de Residuos y Barrido de Córdoba (Surrbac) y se declaró incompetente para entender en la investigación. El magistrado federal argumentó que el caso debe continuar en manos del juzgado federal N°3, que dirige Hugo Vaca Narvaja, porque en la Fiscalía 3 se lleva adelante otro proceso investigativo previo que involucra a los dirigentes de ese gremio.
Será ahora la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba la que deberá determinar cuál será el juzgado que seguirá interviniendo.
Mientras tanto, Mauricio Saillén y Pascual Catrambone fueron trasladados ayer a la cárcel de Bouwer. Por la mañana, la defensa de los dirigentes solicitó su excarcelación, algo que fue rechazado de plano.
Ni Saillén, ni Catrambone prestaron declaración indagatoria, aunque sí hicieron referencia a los diferentes ingresos que perciben como integrantes de la comisión directiva de Surrbac. Jorge Sánchez del Bianco, defensor de los sindicalistas junto con Ricardo Moreno, explicó a Comercio y Justicia que ambos dirigentes pueden demostrar el origen de sus bienes. “Nos reuniremos con los contadores de ambos y presentaremos pruebas”, adelantó del Bianco a este medio.
Para el letrado, el fiscal federal está “equivocado”. “No hay peligrosidad procesal y deben estar en libertad bajo la caución que se estime pertinente para tal fin porque siempre estuvieron a derecho», agregó.

Además de volver a solicitar la excarcelación de sus defendidos, del Bianco adelantó que hará una denuncia penal por las imágenes que se filtraron después de los allanamientos realizados el pasado martes.
Cabe recordar que Saillén y Catrambone fueron detenidos imputados por asociación ilícita, evasión impositiva, y lavado de activos. Junto a ellos, hay otros 17 imputados más en la causa, pero sólo los mencionados directivos fueron detenidos.
La denuncia acusa a los líderes de dar préstamos a los afiliados, usando fondos de la mutual y lucrando con los intereses que les cobraban a la hora de la devolución del dinero.
“Acá no existió usura”, sostuvo del Bianco a este diario. “En la causa no se tuvo en cuenta que lo que hacía la mutual AMSURRBaC era prorratear los gastos administrativos que se cobran siempre al inicio de un préstamo; si vos pedías 10 mil pesos te daban 10 mil, después devolvías intereses y esos gastos administrativos”.
Los allanamientos del martes dejaron como resultado el secuestro de vehículos de alta gama, joyas y una suma cercana a $8 millones en efectivo en la casa de uno de los dirigentes. Además, a la mano derecha de Saillen en el sindicato de recolectores y barrido le secuestraron 6 millones y 14 mil dólares.

Artículos destacados