«Cometí muchos errores pero nunca fui un corrupto»

Tal como lo había anticipado, el ex fiscal de instrucción Gustavo Nievas declaró ayer en la segunda audiencia del juicio oral y público que se le sigue por los delitos de exacciones ilegales y defraudación bajo pretexto remuneratorio.
Ante la Cámara 6ª del Crimen y frente a 12 jurados populares, el ex funcionario judicial negó los hechos, al tiempo que advirtió que no es un corrupto, que nunca exigió dinero a Navarro a cambio de la liberación de su hijo, y que al denunciante lo conocía porque era un “datero” de la causa del violador serial.

En este sentido, tal como ya lo había expresado en sus dos declaraciones durante la investigación penal preparatoria, Nievas admitió haberse comunicado telefónicamente con Navarro, justamente porque éste le había advertido que podía ofrecerle pistas respecto de la causa que estaba investigando.
“Pequé de ingenuo, Navarro me engañó”, admitió el ex fiscal justificando su relación con el denunciante, quien aseguró tenía otras intenciones que no eran la de ofrecer pistas para descubrir al violador serial.
“Un día me lo encontré en Tribunales, no cerca de mi Fiscalía sino en la zona del kiosko, y ahí Navarro me contó que estaba preocupado por su hijo que estaba detenido y me preguntó si yo podía hacer algo porque en Tribunales somos todos amigos”. Esta situación fue el quiebre de la relación entre ambos, explicó Nievas.

Complot

Concluyendo su declaración, el ex fiscal remarcó que su intención a la hora de ocupar un lugar en la función pública no era la de enriquecerse. “Tengo la misma casa, el mismo auto”, expresó.
Paralelamente, respondió a las versiones que lo sindican como un allegado a la gestión de José Manuel De la Sota, lo que le habría permitido acceder a su cargo por vínculos políticos. “Se han dicho muchas cosas; no soy militante de ningún partido político, no soy producto del acomodo, soy producto de mi sacrificio, buscan mancillar mi nombre y el de mi familia”, manifestó.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Finalmente, aclaró que está dispuesto a carearse con todas las personas que sean necesarias, al tiempo que advirtió a los jurados populares que iban a escuchar a muchas personas que estaban“ entrenadas” para mentir.

Contrapunto

En segundo término, tras la declaración de Nievas, fue el turno del denunciante Félix Navarro, quien ratificó los dichos de su denuncia y desmintió haber sido en alguna oportunidad datero en la causa del violador serial.
En su relato, Navarro reiteró que le pagó a Nievas en dos oportunidades para que liberara a su hijo que se encontraba detenido en Bouwer. Primero -dijo- le abonó la suma de $ 4.500 y después el monto de $2.000, dinero éste que le entregó en la propia oficina de Nievas, en el Palacio de Tribunales II.
Sobre este último pago, Navarro relató que se trató de un encuentro que duró apenas unos minutos y, que según le dijo Nievas, estaba destinado a su “amigo”, el juez de Control Carlos Lezcano.

Al finalizar su declaración, la defensa hizo hincapié respecto del lugar desde donde Navarro extrajo el dinero. A criterio de Alejandro Pérez Moreno, el denunciante cayó en una contradicción puesto que en su declaración durante la instrucción dijo que ese dinero lo extrajo de una caja de seguridad que tenía en el Banco Röela, mientras que en el debate oral señal

Artículos destacados