Cobro de pesos entre provincias, al fuero Federal cordobés

Abel Sánchez Torres, autor del voto.

La Cámara local, por mayoría, se declaró competente para dirimir un pleito entre empresas
de distintas jurisdicciones. La minoría opinó que no correspondía admitir el planteo

En un fallo dividido, la Sala B de la Cámara Federal de Córdoba decretó la competencia federal de esta provincia para entender en un juicio de cobro de sumas de dinero iniciado por una empresa domiciliada en Córdoba contra otra de Mendoza.
En “Truman SA c/ Auqui SA”, los camaristas Abel Sánchez Torres y Luis Rueda, en mayoría, y Liliana Navarro, por la minoría, revocaron lo resuelto por el Juzgado Federal de Villa María, que se declaró incompetente para entender en la causa en razón del territorio y tratarse de una cuestión “exclusivamente patrimonial y prorrogable”, ordenando su remisión a la Justicia federal de Mendoza.
El juez Sánchez Torres evaluó que para habilitar la competencia del fuero de excepción “es necesario que la controversia se entable entre personas que poseen domicilios en diferentes provincias”, lo que había sido “debidamente acreditado de las constancias arrimadas a la causa”.
El magistrado subrayó que el beneficio del fuero federal “por causa de la distinta vecindad” es “a favor del vecino extraño” y “no puede ser invocada por el vecino de la propia provincia, toda vez que su insistencia se traduciría en intentar declinar los jueces de su propio fuero”.

Sánchez Torres agregó: “No obstante, en el presente caso se vislumbra que las pretensiones de la actora atañen a cuestiones exclusivamente patrimoniales, por lo que –a criterio de este juzgador– deviene prematuro que el Tribunal se declare oficiosamente incompetente en razón del territorio hasta tanto no se corra el traslado de la demanda a la contraria”.
Los jueces de la Cámara razonaron que lo contrario “importaría imponer de inicio a la parte actora la radicación del juicio ante sus jueces naturales (la Justicia local de la provincia en que se domicilia) so riesgo de la interposición de excepciones de incompetencia por la contraria y las nuevas demoras en el trámite que ello importaría”.
En disidencia, la jueza Navarro postuló que se declarara la incompetencia del fuero federal, porque entendió que el fuero de excepción “sólo puede ser invocado por el vecino extraño”. “Es decir, si pretende demandar en la jurisdicción correspondiente a su domicilio (Córdoba), entonces no es extraño a la misma y en consecuencia no puede ampararse en la distinta vecindad”, añadió.

Artículos destacados