Cafure defendió la mediación y reivindicó su importancia

“Córdoba tiene hechos los deberes y puede mostrar con orgullo que prácticamente todos los puntos de esta manifestación, que tiene un contenido nacional, se están cumpliendo en nuestra provincia; no es un futuro sino un presente”.
La expresión corresponde a la la vocal decana del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), María Esther Cafure de Battistelli, quien de ese modo se pronunció con respecto al plan integral de reforma judicial que elaboró la Federación Argentina de Magistrados (FAM) y que debatieron este miércoles más de 5.000 jueces, fiscales, defensores y funcionarios del Poder Judicial y el Ministerio Público en todo el país.

En Córdoba se reclamó la profundización de los métodos alternativos de resolución de conflictos, como un modo para reducir la alta litigiosidad y agilizar los procesos, al tiempo que se consideró fundamental la implementación de una Justicia de las pequeñas causas.
La respuesta tuvo eco en el Alto Cuerpo y Cafure salió a responder que la mediación sólo será completamente exitosa cuando los operadores judiciales “se sientan convencidos de su utilidad”.
“Hay muchos obstáculos para que se enraíce la mediación y están en la falla de los operadores, tanto de los magistrados como de los fiscales y los abogados. El mensaje que da el operador al ciudadano es muy importante; si un juez explica a una persona sobre la conveniencia de la mediación y el abogado también transmite eso a su defendido, la mediación tiene el 40% del éxito asegurado”, advirtió la jueza.

Con respecto a la implementacion de una Justicia para las pequeñas causas, la vocal del TSJ adelantó a Comercio y Justicia que ya enviaron un proyecto al Ministerio de Justicia para que en materia civil se conforme un juzgado que entienda sobre juicios ejecutivos o litigios cuyo monto reclamado sea inferior a los 15 mil pesos.
Cafure también defendió a la Justicia cordobesa en lo que atañe al acercamiento a la gente. “Córdoba es la provincia que tiene más descentralizado el Poder Judicial, en promedio hay un juzgado a no más de 80 km del lugar de residencia de una persona. Además, están los jueces de Paz, que están dispersos en toda la provincia y tienen habilitación para tomar medidas urgentes; son receptores de denuncias de violencia familiar, etcétera”.
La vocal concluyó que la reforma judicial y la agilización de los procesos tienen muchas aristas. “Muchas veces se ha trabajado sobre los códigos procesales y nunca se redujo la litigiosidad -explicó- si no trabajamos sobre esta otra estructura (la mediación), no sirve”. En tal sentido, aseguró que “la reforma judicial pasa fundamentalmente por la mediación, el arbitraje o la conciliación”.

Artículos destacados