«Vivimos en una constante emergencia judicial»

Desde que dejó su participación orgánica en el radicalismo, en 1985, el abogado santafesino Mariano Candioti se internó en la universidad que lo llevó hasta el decanato de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad del Litoral. Actualmente, preside el Consejo de la Magistratura de la Nación, en representación de los académicos, secundado por la diputada kirchnerista Diana Conti. La decisión de que fuera Candioti el presidente del Consejo fue tomada el 8 de noviembre último, durante el plenario convocado para elegir a las nuevas autoridades, en reemplazo de Mosca y del diputado Carlos Kunkel. De visita en Córdoba, Candioti habló con Comercio y Justicia sobre el organismo que este año cumple 10 años.

– Continúan los reclamos por las demoras en el proceso de selección de magistrados ¿A qué se debe ello?
– Hasta el año pasado nosotros teníamos demorados muchísimos concursos, pero este año hemos agilizado el tema. No quiero decir que estemos al día, pero estamos en eso; creo que vamos a llegar con muchísimos concursos realizados a fin de año. Desde que asumí esta gestión que presido – que coincidió con la del Ejecutivo – se designaron más de 50 nuevos jueces; esto fue en un período muy breve si lo comparamos con el Ejecutivo anterior. Además, este año es importante destacar que hicimos los dos concursos numéricamente más importantes en el Consejo con más de 200 inscriptos.

– ¿Cuál es el motivo que ha generado estas demoras?
– La designación de un magistrado es un acto técnicamente complejo porque intervienen los tres poderes: el Poder Judicial (a través del Consejo), el Legislativo y el Ejecutivo. Cada cual tiene que hacerse cargo de lo que corresponde; yo comienzo diciendo que teníamos un atraso imputable exclusivamente al funcionamiento del Consejo de la Magistratura. En este sentido, tengo que admitir que existe una burocracia que denota un tiempo muy importante. Analizar los antecedentes de los candidatos o corregir los éxamenes es lo que menos tiempo lleva; en realidad, el verdadero problema se genera a la hora conocer a los candidatos, la entrevista personal. Esa es la parte de mayor debate, la entrevista y la conformación de la terna. De cualquier manera, creo que hoy estamos en la tendencia a revertir esta situación; ojalá que cuando termine el mandato pueda decir : recibí diez y estoy en cero; no voy a terminar en cero pero por lo menos sí en una cuestión más o menos lógica.

– Si bien hay muchas denuncias contra los jueces, pocas llegan a destituir a un magistrado. ¿A qué se debe esta situación?
– Sobre esto yo tengo que decir varias cosas. Los 150 años que hubo desde 1853 hasta 1998, que es cuando dejan de tener aplicación los viejos principios, el número de magistrados destituidos era menor que el número de magistrados destituidos en estos diez años de vigencia del Consejo de la Magistratura: esto es objetivo.

– Pero las denuncias también han crecido estos últimos años
– Sí, claro, la realidad de hoy es que nosotros recibimos anualmente aproximadamente 300 ó 400 denuncias, de las cuales hay una desestimación del 95%. Todas las denuncias son analizadas, salvo las que in-limine se rechacen por improcedentes. Los altos porcentajes de desestimación tienen que ver con que en la mayoría se plantean quejas de las partes vinculadas al resultado de los juicios.

Artículos destacados