Venta de joyas en oro disminuye 40%

La cotización internacional del oro volvió a tocar un máximo histórico: se acerca a los mil dólares y cerró en 987 dólares la onza troy. Una de las claves de esas subas es la depreciación del dólar y los altos precios del petróleo, que hacen que el metal se vea más atractivo como inversión, especialmente en épocas de turbulencia internacional.
La inestabilidad del precio -que en un año se incrementó un cien por ciento-, sumada a la inseguridad social, provocan la disminución en las ventas de las joyas fabricadas con este metal y el avance de otros materiales que equilibra la actividad del rubro. Al respecto, Comercio y Justicia dialogó con Vicente Morales, titular de la Cámara de Joyerías, Relojerías y Afines de Córdoba, integrada por 64 asociados entre fabricantes, comerciantes, talleristas y relojeros.
-¿Cómo evoluciona la actividad en Córdoba y cómo incide en ella la inestabilidad del precio del oro?
– La macroeconomía de Córdoba es positiva para la mayoría de los sectores. El nuestro es más complicado porque el costo de los insumos se manejan a nivel internacional; por caso, el precio del oro pisó record histórico. Por esto, la actividad es muy diferente a lo que era años atrás donde el precio de las alianzas se podían mantener por tres meses. La cotización diaria impide la regularidad del trabajo porque nos manejamos con parámetros a corto plazo. Por ejemplo, si el cliente paga la seña, podemos respetarle el precio sólo por una semana.
-¿En cuánto ha aumentado el precio del metal?
-En un año incrementó casi un cien por ciento. Por eso, muchos comerciantes optan por trabajar con otros metales, como por ejemplo la plata combinada con el oro. Esto genera más estabilidad y seguridad para el negocio
-¿Se refiere a la seguridad en relación con los robos?
-Sí. La gente se siente insegura usando joyas de oro. En la realidad, es más seguro utilizar un collar de plata. Claro que la inseguridad es de todas la áreas, aunque en la nuestra tenemos un buen control por parte de la policía que se hace presente tanto en los horarios de apertura como de cierre de los negocios.
– Frente a estos factores, ¿En cuánto ha disminuido las ventas de las joyas fabricadas en oro?
-Las ventas han disminuido un 40 por ciento el año pasado en relación con el anterior. Claro que para el negocio la actividad sigue estable, ya que se subsana con más ventas de relojes o joyas elaboradas con otros metales. Los materiales que más se demandan después del oro es la plata, también se hace algo de acero quirúrgico, pero de manera muy artesanal.
– Entonces, más allá de los vaivenes del oro, la actividad en general viene creciendo. ¿De qué manera?
-La facturación se mantiene estable anualmente. Hay que recordar que la actividad es estacional, los meses de mayores ingresos son por ejemplo, en vísperas del día de la madre y de las fiestas de fin de año.

-¿Aumenta la cantidad de negocios del rubro en la provincia?
– Por año se abren entre un cinco y un diez por ciento de bocas de expendio. Muchas apelan directamente a la plata y a los relojes, descartando el oro. Además de las 65 empresas que nuclea la C&aacu

Artículos destacados