Una mirada sobre los niños en riesgo

La creación de la Secretaría de la Mujer, el Menor y la Familia nació con el gobernador Juan Schiaretti, en el marco de los cambios en la estructura del gabinete provincial. La licenciada en Psicología y ex secretaria Ejecutiva del Foro Social contra la Violencia Familiar, Raquel Krauchik, fue designada como titular de ese organismo y, en diálogo con Comercio y Justicia, se refirió a los ejes de su gestión y su visión sobre los menores alojados en los institutos prevencionales de Córdoba.
– ¿Cómo va a trabajar en esta nueva secretaría y cuáles son los objetivos de su funcionamiento?
– La Secretaría como entidad del Estado es nueva. Nuestro objetivo es trabajar sobre tres ejes fundamentales: la problemática de la mujer, la problemática de las niñas, los niños y los adolescentes y la familia. Lo que hay que aclarar es que la Subsecretaría de la Niñez y Adolescencia estaba antes en el marco del Ministerio de Justicia. En esta gestión, nuestra idea es que se desjudicialice la problemática del menor en situación de riesgo. Hay que recordar que tenemos una ley nacional, a la que Córdoba adhirió el año pasado, que remarca como eje de acción la desjudicialización de los chicos vulnerables y en riesgo. Cuando hablamos de chicos vulnerados estamos hablando de niños que tienen sus padres presos, que están muertos, que están en situación de riesgo personal, están desnutridos, no se están escolarizando; en fin, son chicos que no están en conflicto con la ley penal, que son víctimas y que tienen que salir del ámbito de la Justicia y estar bajo el cuidado del Estado.
– La ley 26061 también habla de la necesidad de desinstitucionalizar a estos niños. ¿Cómo van a trabajar en este punto?
– Eso es lo que tenemos que ir construyendo, porque una ley se escribe pero luego aplicarla implica generar un contexto de aplicabilidad. La desinstitucionalización es un muy buen objetivo, pero no es un objetivo que se pueda lograr sin pasos intermedios. Además, hay que decirlo claramente, la realidad de estos niños es que tienen una familia desintegrada, cuando la hay; yo no puedo plantearme una desinstitucionalización en una situación de exclusión tan dramática.
– ¿Cómo van a trabajar con estos niños institucionalizados?
– A mí me preocupa el “después” de estos niños, que no salgan de los institutos prevencionales sin herramientas y terminen en Bouwer. Vos no podés salir a la sociedad sin habilidades sociales. Lo primero es que aprendan a trabajar, y trabajar no es hacer cosas, porque hacer una mesa, una silla, eso no es lo difícil; trabajar es estar en un lugar, aprender a vincularse, aprender una normativa, cumplir un horario, entender que pensamos diferente, saber cuándo me tengo que ajustar a lo que piensa otro. En ese marco, se lanzó el programa “Trabajo por mi Futuro”.
– ¿Qué cantidad de institutos tiene a cargo el Gobierno de Córdoba?
– Tenemos 59 Organismos de Gestión Asociada (OGA) en toda la provincia, 29 institutos prevencionales y ocho correccionales. En esos institutos correccionales tenemos unos 340 chicos, de los cuales sólo 10 ó 15 son mujeres.
– ¿Por qué esa diferencia?
– Porque a las chicas fácilmente las llevan al camino de la prostitución y eso es un problema por el que yo no puedo mirar para otro lado; en eso tenemos que salir con “ruido de corceles y de acero” a trabajar.
– ¿Cómo se auditan los OGA?, porque para algu

Artículos destacados