«Una buena cosecha será importante para el sector minero»

Factores dómesticos e internacionales impactaron entre 2008 y 2009 en el nivel de actividad económica. Por ello se tornó importante la intervención del Estado, como una manera de reimpulsar la producción, el consumo y el trabajo. La obra pública tuvo dentro de esa estrategia un lugar importante. De todas maneras, según analiza Hugo Apfelbaum, presidente de la Cámara Empresaria Minera de Córdoba (Cemincor), la acción estatal no logró evitar una caída importante en la producción del sector, ligada estrechamente a la construcción. De acuerdo con sus cálculos, la demanda para obras privadas cayó 25% este año respecto a principios de 2008 –el pico de la demanda- y 40% en el caso de las obras públicas. Para 2010, los empresarios mineros esperan una moderación en las obras del Estado, pero confían en que una buena cosecha puede contribuir a revertir la retracción de la actividad.

Si bien existe una importante producción de minerales industriales (como cuarzo, fluorita, feldespato o carbonatos) y ornamentales (como granitos o mármoles), la minería cordobesa se caracteriza por la generación de áridos, estimada en 500 mil toneladas por mes. Estos son materia prima básica para la construcción, fundamentalmente para buena parte de las obras requeridas por los sectores agrícola y público. De allí las expectativas que tenían los empresarios del sector en el plan de obras públicas anunciado a fines del año pasado por el Gobierno nacional.

– Siendo un sector muy vinculado con la obra pública, con expectativas para este año, ¿cómo resultó el nivel de actividad hasta el momento?
– En la provincia de Córdoba, en todos los rubros en que trabajamos, hubo este año una disminución importante de la actividad minera. En lo que respecta a la obra pública provincial y la de las grandes ciudades -salvo tal vez Villa María, que estuvo más beneficiada por la relación con el Gobierno nacional-, en general estuvo muy caída. Concretamente hubo problemas de fondos que se tradujeron en retrasos muy importantes de los programas de obras. Si antes todo eso se podía disimular por medio del financiamiento que se hacía mediante el banco provincial, hoy esa posibilidad está prácticamente cerrada. Actualmente, a los productores de áridos el Banco de Córdoba no les está descontando los certificados de obra –que son obligaciones de pago- que reciben del propio Ejecutivo provincial y eso ha colaborado a frenar más la rueda. Esa herramienta fundamental para las empresas constructoras y mineras está cerrada, porque el Banco no la recibe.

– ¿Pasa lo mismo con la obra pública nacional?
– En la obra nacional hay también un retraso en las ejecuciones, pero impacta de manera diferente porque en el caso de las grandes obras –como la autopista Córdoba-Rosario- las empresas que las realizan cuentan por lo general con financiamiento propio. Esas obras anduvieron mejor, por esa capacidad financiera de las empresas. Pero, de todos modos, hay obras programadas para este año –como dos muy importantes para la provincia, que son la ruta 9 Norte y la ruta 60- que se han reprogramado para el año que viene. Incluso podría decir que el incremento que habitualmente tiene la obra pública en años electorales, este año fue mucho más moderado.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

– ¿Y en el caso de la obra privada?
– Es un capítulo aparte. Recordemos que la cantidad de metros cuadrados en la Municipalidad de Córdoba bajó cerca de 40%. Nosotros notamos mucho la caída en las em

Artículos destacados