Treber instó a los universitarios a ser «guardianes de la educación»

Comenzó su carrera tras recibirse de contador, con 21 años, en la Universidad Nacional de Córdoba. En 1955 inició el camino de su gran vocación “desde la primaria”: ser docente. Paralelamente a sus clases de grado y posgrado, trabajó en la profesión hasta la actualidad, pasando por la dirección del Banco Central (1983-1986) e integrando múltiples entidades nacionales e internacionales referentes de la economía. Salvador Treber, el dueño de un currículum interminable y profundo, recibió el viernes pasado el premio “Profesional del Año”, que entrega la Confederación General de Profesionales (CGP) del país. En ese acto y en la universidad que vio nacer su carrera dejó sentado su legado intelectual: la apuesta al futuro por medio de la educación y el rol ineludible de los universitarios de convertirse en “guardianes” de los fondos que se destinan al área.

Los fondos
“Todos dicen que la educación es la llave del crecimiento y de la eliminación de la miseria, del hambre y de las privaciones. Tenemos una ley, que es la Nº 26075 (de Financiamiento Educativo) que garantiza un monto de fondos designados a educación, ciencia y técnica, que el año que viene será de 6% del Producto Interno Bruto (PIB) y este año era de 5,5 %, pero que se viene aplicando con trampa”, advirtió Treber a un auditorio que lo escuchaba expectante en el aula magna de la Facultad de Ciencias Económicas.
“Como se dice que es sobre el PIB y el último calculado es de dos años atrás, los fondos que se habilitan están atrasados. Así como se hace la estimación presupuestaria, hay que hacer la estimación del producto del año que va a corresponder para calcular el porcentaje”, afirmó.

Según el economista, en el año en curso -por no haberse calculado como corresponde- “a la Educación le han escamoteado 20 mil millones y los años anteriores, cifras equivalentes”.
“Los profesionales y universidades -agregó-deberían ser guardianes para que se respeten los fondos para Educación. Van a hacer patria si se convierten en vigías, pero no bastará el cuidado, hay que programar la educación para mediano y largo plazo”.

Treber, que cuenta con 12 libros de su autoría, cientos de trabajo de investigación y columnas de opinión regulares en Comercio y Justicia, aseguró que si no hubiese existido la universidad pública y gratuita, él no hubiese estudiado porque, por pertenecer a una clase media baja, tenía que trabajar para poder vivir.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Compromiso social
En el marco del acto organizado por la CGP, la Federación de Entidades Profesionales Universitarias de Córdoba (Fepuc) y la UNC, el contador apeló al compromiso de quienes tienen la posibilidad de estudiar.

“Los profesionales son 4,5 % de la población, de cada 100 chicos que comienzan el ciclo primario, cuatro llegan a profesionales. Eso significa que los cuatro asumen una responsabilidad mucho mayor y mucho más en Argentina, a la que ahora se llama ‘este’ país y no ‘nuestro’ país, enunciación que es una de forma de quitarle valor y considerarse que uno no tiene la culpa”, advirtió.

Enseguida, instó a los presentes a cumplir con una obligación moral: “Pónganse una mano en el corazón todos los que tienen título y piensen si no tienen esa deuda con el país. En consecuencia, ayuden a que la ley 26075 se cumpla como corresponde e impulsen para que se vuelva a programar, plani

Artículos destacados