Transporte: habrá restricción vehicular en avenidas y veda en zonas del microcentro

Incluye corredores claves como avenidas Colón, Rafael Núñez, Fuerza Aérea, Vélez Sársfield, Sabattini y Malvinas Argentinas, las cuales tendrán carriles exclusivos para colectivos y, en algunos casos, no se podrá estacionar, como en la Núñez. Habrá múltiples chances de realizar combinaciones. “La prioridad será el transporte masivo por sobre los vehículos particulares”, dijo Mestre.

La Municipalidad de Córdoba presentó los principales lineamientos de los pliegos para licitar el servicio de transporte urbano para la ciudad por los próximos diez años.
El nuevo esquema, cuyo proyecto ingresó a última hora de ayer al Concejo Deliberante, llegará acompañado de un ambicioso plan de movilidad urbana que, entre otros puntos, incluirá fuertes restricciones en el tránsito de vehículos particulares en las principales avenidas que luego se extenderá a corredores claves del microcentro de la ciudad.
La estrategia oficial expuesta en primer término por el secretario de Transporte y Tránsito, Juan Pablo Díaz Cardheilac, y luego por el intendente Ramón Javier Mestre, apunta a “priorizar” el sistema de transporte masivo de pasajeros por sobre el tránsito particular.

Con esa premisa, el plan incluye una primera etapa de implementación gradual con carriles “sólo bus” en tramos de avenidas claves de la ciudad (ver mapa).
En esos sectores, el carril central, contiguo al cantero que separa ambos sentidos del corredor, será ocupado sólo por colectivos.
Las paradas estarán sobre esos canteros en “islas” que se diseñarán y construirán para ese fin. La inversión en esa infraestructura y el resto de los elementos necesarios para llevar adelante el plan tendrá un costo base de unos 120 millones de pesos.
La decisión de preservar un carril exclusivo para el transporte masivo implicará que, en algunos casos, se elimine la posibilidad de estacionamiento sobre la calzada, por ejemplo en la avenida Rafael Nuñez, en toda su extensión.

La estrategia también incluye la restricción total del tránsito particular en algunas calles del microcentro que se irán anunciando de manera sucesiva. Por lo pronto, según pudo conocer este medio, una de las calles a intervenir sería Caseros en todo su tránsito por el microcentro y también la calle Rioja.
No obstante, según figura en el propio mapa que difundió el municipio, la intervención podrá ser en las diferentes calles que componen el perímetro punteado en el gráfico y que se corresponden con sectores del micro y macro centro.
En una segunda instancia, se avanzará en el diseño y construcción de playas de estacionamiento en zonas del pericentro como punto límite a partir del cual no se pueda ingresar sino es de manera peatonal.
El objetivo de fondo es dotar al servicio de transporte de la velocidad comercial necesaria para convertirse en una alternativa primordial para quienes hoy utilizar vehículos particulares para movilizarse, por ejemplo, al centro.

Círculo virtuoso
Más allá de las definiciones políticas de Mestre, quien pidió el apoyo de todos los bloques en el Concejo Deliberante más allá de las diferencias partidarias, el secretario de Transporte fue el encargado de trazar el diagnóstico y detallar los principales puntos de los pliegos y del objetivo oficial.
Díaz Cardeilhac recordó que la ineficiencia del servicio en los últimos años llevó a una caída en la relación pasajero-kilómetro, un aumento de tarifas para sostener esa baja y un deterioro mayor del servicio, círculo vicioso que se fue retroalimentando de manera persistente.
“Hoy 75% de las avenidas es ocupado por el tránsito particular que sólo moviliza apenas un porcentaje menor de la gente que las transita”, recordó al tiempo que advirtió que en los últimos 10 años se duplicó la cantidad de vehículos que transitan por la ciudad, sin una mejora sustancial en la infraestructura vial.

En ese marco, dijo que la idea es transformar el sistema en un círculo virtuoso que deberá partir de una recuperación del sistema de tal manera que permita una transferencia de pasajeros de vehículos particulares a los colectivos.
Díaz Cardeilhac fue el responsable de informar los detalles del futuro sistema conforme los pliegos enviados ayer al Concejo Deliberante (ver Las bases del…)
Por su parte, Mestre recordó que el sistema de movilidad urbana fue sucesivamente postergado por las diferentes administraciones y que se convirtió en un desafío de la actual gestión.

Advirtió que el sistema, tal como opera en la actualidad, no es funcional a los usuarios.
En ese marco, dijo que llevar adelante cambios siempre moviliza intereses, al tiempo que recordó que en las principales ciudades del mundo se desalienta el uso de vehículos particulares.
En esa línea, ponderó el futuro esquema de transporte masivo y recordó los trabajos en ciclovías y ahora en bicisendas.
Finalmente, pidió a los concejales opositores que “tengan la suficiente grandeza e inteligencia para que se apropien de los pliegos” y dejen de lado diferencias partidarias.

Las bases del futuro servicio de transporte

– Habrá cuatro “grupos de servicio” (empresas) en lugar de las tres actuales.
– Cada grupo tendrá dos corredores principales, más o menos coincidentes con los actuales troncales o centrales.
– Se mantienen las líneas complementarias y se suman 12 corredores barriales que sólo circularán por la periferia.
– También seguirán las líneas anulares y las diferenciales.
– Los trolebuses por ahora seguirán bajo la órbita estatal.
– La tarifa con un cálculo de costos actualizado a agosto debería ubicarse en 3,70 pesos.
– El costo de los barriales será 70% del valor de la tarifa promedio.
– Se podrá realizar todo tipo de combinaciones con tarifa diferencial a excepción del retorno por la misma línea.
– Las combinaciones tendrán como límite el plazo de una hora de reloj.
– Dentro de ese esquema, si se combina un barrial con un complementario o principal, el segundo servicio completará el costo de la tarifa plena.
– Si se combinan dos unidades de la misma línea, no tendrá costo extra siempre y cuando se abonen ambos viajes en el espacio de 60 minutos.
– Si se combinan dos unidades de diferentes líneas, el segundo viaje tendrá un costo extra de 25%.
– La flota total de unidades será de 769 coches. De ese total, 80 deberán ser articulados. Deberán tener puertas en ambos lados, de tal manera de permitir el ascenso y descenso por los dos flancos, según se utilice el cantero central en una avenida o bien el sector derecho junto a la vereda.
– En el primer año, 40% de la flota deberá ser cero kilómetro. En los tres años siguientes se deberá completar la compra de cero kilómetro a razón de 20% por año hasta completar 100% al cuarto año.
– Las paradas se ubicarán cada 500 metros como máximo y se concentrarán en un mismo sector, a diferencia de la actualidad.
– La idea es que quien espera una unidad, pueda optar por otras similares sin tener que trasladarse a otro lugar.
– Las restricciones a vehículos particulares apuntan a mejorar la velocidad comercial de los colectivos y a su vez a ampliar las frecuencias. Los destinos y orígenes de las diferentes líneas no tendrán mayores modificaciones respecto a los actuales.

Artículos destacados