Sumar privados a EPEC sería buena medida

El consultor en temas energéticos, Carlos Bastos, consideró clave sostener un sendero de precios para incentivar las inversiones en gas y electricidad en el país como forma de paliar el déficit de oferta en ambos rubros.
En otro orden, quien fuera secretario de Energía y presidente de la EPEC en la primera gestión de José Manuel de la Sota al momento de la fallida privatización, ratificó su posición a favor de la incorporación de capital privado a la compañía para “desarrollar inversiones y mejorar la gestión”.
En el marco de su disertación en el acto aniversario de Fundación Mediterránea, Bastos habló con Comercio y Justicia sobre la actual coyuntura energética y la situación de la EPEC.

-¿Cómo observa la situación energética actual?
-Hay que enmarcarla en la situación energética del mundo. Creo que el escenario de estos dos últimos años, con la suba del petróleo es un cambio profundo respecto a lo que hemos estado viviendo hasta este aumento. Mi impresión es que la suba hasta 140 dólares pudo haber estado influida por algunos movimientos especulativos, pero también en parte se explica por el crecimiento de la demanda de países como China y da la impresion que estos precios -como el petróleo a 100 dólares- son precios que se van a mantener más allá de estos últmos cambios en el mercado financiero que nos pueden hacer ver una recesión económica.
En ese contexto hay que ubicar a Argentina que ha seguido una política de tarifas bajas, que llevó a que el Gobierno canalice recursos fiscales hacia el sector energético por la falta de recursos genuinos. Creo que fue una política equivocada.

-Hoy se está corrigiendo.
-Me parece que sí, que el Gobierno ha llegado a la conclusión que es necesario cambiar el rumbo, transferir hacia la demanda los verdaderos costos de la energía e iniciar un camino de correción.

-¿Cómo ve la provisión de gas luego de la crisis en Bolivia?
-La crisis en Bolivia es una crisis política que ha estado latente durante muchos años y que se ha terminado de desencadenar. Pero lo cierto es que las inversiones en el sector de explotación y exploración de hidrocarburos están detenidas desde hace ya dos o tres años. Y me parece que en su momento el Gobierno de alguna manera apostó con que iba a contar con ese gas y eso, claramente, por lo menos en el mediano plazo no va a suceder. El impacto en la Argentina es que el país va a tener que consumir más combustible líquido.

-Respecto al sendero tarifario que comienza observarse, ¿Cree que es una señal suficiente para que el sector vuelva a invertir?
-Es una de las señales y después quedan otras dos a resolver: una es el plazo de las concesiones de hidrocarburos que vencen en 2017 y produce al sector cierto riesgo adicional, porque algunas de las inversiones que hay que hacer tienen un período de amortizacion de más lejos de 2017. El otro es más genérico y es la cuestión de la credibilidad sobre los derechos de propiedad.

-¿Hay inversiones suficientes en el sector eléctrico?
-Ayudan. Mi percepción es que son por el momento insuficientes, pero también es cierto que frente a una crisis económica generalizada y un aumento de precios, la demanda va a tender a caer. Hasta el momento el

Artículos destacados