«Sólo la educación puede garantizar un progreso económico sustentable»

En el marco de la edición especial por el 70º aniversario que Comercio y Justicia celebraba el pasado 2 de octubre, numerosos fueron los especialistas que brindaron sus conocimientos y experiencias para jerarquizar los aportes de este medio a su comunidad. Fue el caso del director del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Bolsa de Comercio de Córdoba, Raúl Hermida, quien se refirió al cambio de modelo productivo provincial en poco menos de una centuria.

– ¿Coincide con la teoría que postula un viraje de la Córdoba industrial a una agropecuaria y de servicios?
– Córdoba es menos industrial que antes en términos proporcionales al PIB. Sin embargo, esto no quiere decir que haya dejado de ser industrial; también lo es, aunque en menor proporción. Hay más servicios y mayor producción de productos primarios. La provincia multiplicó varias veces la producción de granos, ayudada por la tierra, el clima, la tecnología y la innovación, lo cual es un gran mérito porque otras regiones tuvieron las mismas posibilidades y sin embargo las dejaron pasar. Más allá de ello, Córdoba también ofrece actualmente mucho turismo, servicios, transporte, aunque, como es muy convencional, todavía mantiene tradiciones de la industria automotriz y de aviones con las metalmecánicas relacionadas con las industrias de autopartes y aeropartes. En cuanto a los servicios turísticos, creo que Córdoba se va a transformar en una potencia en los próximos años. Para eso tiene que trabajar mucho. Hay que agregar más valor y cobrar más por un turismo de alto valor. Hay que buscar nuevos productos, como por ejemplo todos los que explota Villa General Belgrano, que creó las fiestas de la Masa Vienesa, del Chocolate Alpino, de la Cerveza.

– En este cambio, ¿se pueden identificar políticas o momentos que lo favorecieron?
– Creo que tiene que ver más con hitos relacionados con lo tecnológico. Por ejemplo, la siembra directa, la semilla transgénica y el avance en las tecnologías de información y comunicación. Esto último ayudó mucho al crecimiento de la oferta de servicios, como los call centers, por ejemplo. En cuanto a las políticas públicas, yo creo que generaron más retrocesos que avances. Con ello no estoy desacreditándolas, sino diciendo que hay que aumentar la calidad y mejorar la eficiencia del Estado, que es uno de los factores pendientes que tiene nuestro país. Hay que generar políticas a largo plazo, capacitar, implementar la carrera del empleado público, y el pilar básico de todo ello es mejorar la calidad de la educación.

– Usted relaciona la educación con la productividad…
– Totalmente. Yo creo que la educación es lo único que puede garantizar un progreso económico sustentable. Si no mejoramos la calidad de la educación pública en Argentina, no tenemos posibilidad de encontrar una salida. La calidad en la educación es la variable fundamental del crecimiento económico sustentable. Hay que recuperar la escala de valores para que Córdoba recupere el mote de La Docta, que dudo realmente que alguna vez lo haya merecido. Pero creo fervientemente que debe ser lo que deberíamos proponernos alcanzar de acá a unos 20 ó 30 años. Para ello, considero que es fundamental pagarles bien a los maestros. En Argentina son el último orejón del tarro y creo que deberían tener uno de los salarios más altos entre los empleados públicos. Hay que capacitarlos, además, para que la productividad y el r

Artículos destacados