«Se tira el esfuerzo de muchos años»

“El aumento en las retenciones al campo es un restroceso muy importante y destruye un mercado que ha venido creciendo mucho durante estos últimos años, un mercado que llegó a tener una conducta que está a la altura de los mercados internacionales. En una palabra, se tira por la borda el esfuerzo de muchos años para construir un sistema cada vez más transparente en los mercados”. Con esta frase, Juan Carlos Martínez, presidente de la Bolsa y Cámara de Cereales y Afines de la Provincia de Córdoba, dio su opinión a Comercio y Justicia acerca del anunciado aumento a las retenciones a las exportaciones.
– ¿Cómo repercute esta decisión en Córdoba?
– En la provincia el rechazo es generalizado y no es caprichoso: se trata de una medida fiscal que confisca la renta del sector y además no resuelve los problemas que -se enuncian- pretenden solucionar. Por ejemplo, el Gobierno dice que se evitará la “sojarización extrema”, cuando la soja es lo único que ha venido salvando la economía del país. Pero además, plantea este crecimiento como que va en desmedro de otras actividades como la lechería y la ganadería, lo que no es cierto. Estas actividades no son rentables, no por el alto valor de la soja sino porque la política del Gobierno hace que se quede con una porción muy importante del valor internacional de esos productos y es eso lo que no las hace competentes.
– ¿Quiénes se ven más afectados con esta medida?
– Claramente repercute más significativamente en los pequeños y medianos productores. Esta medida, desde el punto de vista del productor, tiende a que la actividad se siga concentrando en manos de muy pocos y que los productores terminen alquilando sus campos. Esta situación en el interior pega de manera muy fuerte, porque quita mucha actividad zonal.
– ¿Qué efecto tiene esta situación en el arrendamiento de campos locales para cultivos?
– En general, los alquileres que se pagan han venido creciendo de manera sistemática. Ahora bien, no está muy claro cuál puede ser el efecto de estas medidas sobre los alquileres. Lo que sí está claro es que va a haber una mayor tendencia a ofrecer los campos en alquiler porque no tiene sentido correr riesgos. El principal problema es que en este esquema, el Estado se queda con la gananacia que puede haber, pero si hay incrementos en los costos, los paga el productor. Es decir, si el valor de la soja es mayor, eso se lo queda el Estado; ahora, si aumenta el costo de los insumos, lo paga el productor. Es por esto que habrá una mayor actitud de ofertas de campos en alquiler, porque el pequeño y mediano productor (que es el que tenderá a desaparecer) no tiene incentivo a producir porque su operatoria corre riesgo y su renta no va a ser mayor bajo ningún punto de vista. Y al haber mayor oferta, es probable que los alquileres bajen un poco. Pero como contrapartida, existirá ahora una exacerbada concentración.
– ¿Cuál es el principal reclamo del sector al Gobierno?
– Que el dinero vuelva en obras. No podemos mejorar la infraestructura de Córdoba, que es penosa, no tenemos buenas rutas y caminos, no hay seguridad en las rutas para el transporte de mercaderías, tenemos un transporte caro porque estamos lejos del puerto y no se genera una infraestructura ferroviaria ni logramos hacer un sistema de ferrocarriles barato. Es decir, se está matando a la gallina de los huevos de oro.

Artículos destacados