«Se está recuperando el precio de la invernada»

“El precio de la invernada se está recuperando de manera importante en estas últimas semanas”, según se dio a conocer en el informe elaborado por el Movimiento de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Acrea).
Este repunte se dio antes de lo estimado por los especialistas, quienes esperaban la recuperación a finales del invierno.
“Las razones podrían ser una mayor expectativa de precios en los feedlots para adelante debido a que se prevé una menor oferta de hacienda para el consumo en el segundo semestre del año”, se indicó en el informe semanal, y se agregó: “Por otra parte, la oferta existente de terneros no es muy grande, por el adelanto en las ventas que se produjo a raíz de la sequía que se extendió entre el verano y el otoño”, aseguraron.
Asimismo, destacaron que se observa un diferencial de precios “importantes” según el peso de la hacienda, “pagándose muy bien la invernada liviana de alrededor de 150 kilogramos por cabeza, aunque el aumento del peso de faena no favorecería a estas categorías”.

“Esta suba de precios incentiva las ventas de los criadores, ya que están vendiendo sus terneros con algo más de kilogramos y con un mejor precio, justo cuando el invierno se comienza a sentir en los campos”.
En tanto, los especialistas destacaron que la relación compra-venta se encuentra en el promedio de los últimos tres años, “aunque viene aumentando”. Mientras que la relación del precio del novillo con el maíz aún no llegó al promedio, lo que indica que el precio de la carne está más deprimido aún que el precio del maíz. “Si se llegara a producir un incremento del precio del maíz por la baja oferta existente en esta campaña, se podría afectar el costo del kilo de carne producido, sabiendo que este es el tipo de insumo más importante para el corral”, se indicó.
En ese sentido, los especialistas del Movimiento de Acrea aseguraron que “si los engordadores de hacienda a corral están pagando más caros los terneros es porque tienen una buena expectativa de precios para adelante, ya que corren este riesgo y el del aumento del precio del maíz”.
En el mismo informe, Acrea recordó que a partir del primero de julio pasado entró en vigencia el nuevo peso mínimo de faena de acuerdo con la resolución 42, fijándose en 280 kilos por cabeza o su equivalente 154 kilos por res.
“Se deberá ser muy cuidadoso a la hora de mandar los animales a faena, ya que si bien la medida contempla un rango de tolerancia, la multa tiene un alto costo”, explicaron los especialistas, quienes además recordaron que en enero de este año se había postergado la entrada en vigencia de esta medida por considerarse “inadecuada y perjudicial en un año tan complicado climáticamente. Sin embargo, a esta altura es una realidad, pese a que las condiciones siguen siendo críticas”.

Artículos destacados