«Se debe recrear el mercado de capitales»

El día previo a su visita a nuestra ciudad, invitado por el Instituto de Ciencias de la Administración (ICDA) de la Universidad Católica de Córdoba (UCC), a fin de analizar la relación entre los sistemas financieros y el crecimiento económico de largo plazo, Martín Grandes habló con Comercio y Justicia y reflexionó sobre el sector financiero y sus políticas. Grandes es doctor en Economía (graduado en París, Francia) y Director del Centro de Investigaciones Aplicadas de la Escuela de Negocios de la UCA, como así también Profesor Titular y Coordinador de Investigación en Economía de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la misma casa de altos estudios.

– ¿Cómo cree que cerrarán el año las entidades financieras respecto del nivel de créditos otorgados y qué previsiones tiene usted para el año que viene?
– Nosotros no hemos realizado previsiones respecto del nivel de financiamiento, pero en términos generales creo que no ha habido créditos o, mejor dicho, ha habido muy poco crédito; esto no es una realidad de este último tiempo, yo más bien diría que ya lleva más de siete años. Y cuando hablo de muy poco crédito me refiero a los otorgados por los bancos privados, no a los otorgados desde el sector público financiero. Incluso entre los privados, los que han disminuido más drásticamente son los otorgados al sector productivo. Es que los destinados al consumo son más rentables para las entidades, son a corto plazo y con una alta tasa de interés. Pero todo ello se debe a problemas de incertidumbre, falta de confianza, a la inflación, a los problemas de fondeo que tienen los bancos; también, a problemas de demanda, porque los sectores productivos han preferido este último tiempo financiarse con fondos propios para evitar endeudarse. Y los que decidieron pedir créditos recurrieron al mercado externo. Todo ello lleva a la necesidad de que se ubique en el centro de la agenda política pública el tema de ver cómo se logra que los bancos presten a los sectores productivos a un mayor plazo. No es fácil, pero hay que buscar las herramientas para que esto sea posible.

– ¿Cuáles son las razones que históricamente han determinado este bajo nivel de financiamiento?

– En realidad es necesario recrear el mercado de capitales. En Argentina es muy chiquito, yo diría que está casi difunto y esto es algo que se viene dando desde hace seis o siete años. No hay una política de Estado tendiente a desarrollar el mercado de capitales. Además, existe una falsa antinomia entre el mercado financiero y la distribución de la riqueza. Yo creo que el mercado de capitales puede, bajo ciertas condiciones, mitigar el tema de la gran pobreza que tenemos. Si en Argentina uno como empresa quiere emitir un bono para financiarse, no encuentra quién se lo compre. Eso se debe a la desaparición de las AFJP, nuevamente a la incertidumbre reinante, a los problemas macroeconómicos que tenemos en el país, a la fuga de capitales, que tampoco es nueva sino que se da desde hace años. Y en ese contexto, aparecen los bancos públicos tratando de paliar la falta de créditos.

– Para recrear el mercado de capitales, ¿hace falta una nueva ley de entidades financieras?

– Sobre eso no me animo a opinar mucho porque desconozco el proyecto de ley de reforma de entidades financieras. Yo creo que esa ley puede ser una de las herramientas con las que puede contar el Banco Central para lograr que el resto de los bancos presten a un mayor plazo. Pero hay otros instrumentos, como los swaps de tasas y el m

Artículos destacados