Responsabilizan a obstreta por muerte de un recién nacido

La Sala D de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil determinó que es responsable la médica obstetra de guardia ante el daño sufrido por la paciente a causa de la muerte de su hijo, por haber demorado innecesariamente la interrupción del embarazo.
En los autos «M. C. A. y otros c/ P. A. s/ daños y perjuicios», los jueces Liliana Abreut de Begher, Patricia Barbieri y Víctor Fernando Liberman especificaron que la condenada se desentendió de la situación de la paciente -quien, tanto por sus antecedentes clínicos como por los del bebé, debía tener una atención adecuada para esa circunstancia- y simplemente dejó que transcurriera el tiempo hasta que llegara el nuevo médico de guardia.

Según el fallo, la actitud de la mujer produjo un daño “irreparable” que culminó con el deceso del niño al día siguiente, ya que la “innecesaria” demora en realizar la interrupción del embarazo fue lo que favoreció el cuadro de hipoxia fetal, corroborado al momento del nacimiento.
Sobre la indemnización fijada, los camaristas explicaron que para establecer el monto de la reparación por la muerte de un hijo es necesario tener presente la situación patrimonial de los padres, y el posible detrimento patrimonial futuro, entendido ello como una pérdida de chance. “Para lo cual no es posible aplicar pautas matemáticas, sino que es preciso valorar las circunstancias de la causa», afirmaron.
Los peritajes indicaron que la médica no realizó lo requerido frente a la situación de la parturienta y los signos del niño por nacer con la premura del caso.
En el fallo se destacó que los médicos obstetras, al igual que en cualquier otra especialidad, no pueden comprometer resultados porque en esta especialidad “también están presentes todo tipo de incertidumbre” que son las caracterizan a las obligaciones de medios.

Artículos destacados