«Rescatamos la parte sana que tiene un enfermo»

“Lo que hacemos es rescatar la parte sana que tiene un paciente, aun cuando tenga una enfermedad. La idea es desdramatizar lo traumático, que es la situación de internación y, si vamos a los fundamentos teóricos, se trata de sostener un estado de ánimo optimista, sabiendo que esto ayuda a mejorar las defensas”. De esta manera y frente a un aula colmada de médicos y enfermeras del Hospital Infantil, José Pellucchi, psiquiatra y especialista en terapia intensiva, explicó qué es lo que hace Payamédicos.
Con recursos psicológicos y artísticos relacionados con juegos, música, teatro, técnica de clown y humor, cinco payamédicos compartieron la tarde de ayer con los niños del internado con una única misión: contribuir con la salud emocional del paciente hospitalizado.

“Hoy se están estudiando mucho las endorfinas y se observó que se liberan durante la risa -ésta asociada a un fenómeno de subjetividad- y que los linfocitos tienen receptores para esta moléculas. Sobre esta base trabajamos”, describió el médico.
Los Payamédicos, originarios de Buenos Aires pero que ya cuentan con 300 personas formadas en la disciplina en todo el país, trabajan al lado de la cama del paciente siguiéndolo durante el tiempo que permanece internado e incluso llevan una historia clínica especial.

Complemento

“Estamos al servicio de los colegas con los cuales trabajamos íntimamente, porque no somos una terapia alternativa sino un complemento a cosas que ellos nos piden”, sostuvo Pelluchi.
“Por ejemplo -agregó-, trabajamos específicamente desde lo psicológico con personas que no quieren caminar y tienen que hacerlo para su rehabilitación traumatológica; que no quieren comer y con nosotros lo hacen”.
Además, acompañan a personas que no tienen cura. “Muchas veces el paciente se muere y lo hace riéndose y eso está bueno”, reflexionó.
Por otra parte, el médico recalcó que también investigan sobre los efectos de este tipo de intervenciones. “Hicimos un trabajo de investigación donde vimos que la frecuencia cardíaca y la presión arterial disminuían después de las intervenciones de payamédicos. El muestreo fue realizado 2007, en la Terapia Intensiva y en Cirugía del Hospital de Gastroenterología ‘Dr. Udaondo’” (Buenos Aires).
En el grupo no sólo participan médicos y psicólogos (que son mayoría) sino también artistas, estudiantes de carreras vinculadas, contadores y abogados que aprobaron seminarios teóricos y prácticos y una pasantía en los hospitales donde los payamédicos desarrollan su actividad, como el de Clínicas, Muñiz o Garraham, entre otros.

Artículos destacados