Recién graduados son poco profesionales en su trabajo

Las principales quejas de los empleadores: no aceptan críticas constructivas, tienen dificultades para hacerse cargo de sus acciones y usan Internet de forma irresponsable.

“L os recién graduados universitarios deben aprender mucho sobre cómo comportarse en el lugar de trabajo”. Esta afirmación es una de las principales conclusiones de una encuesta realizada por el Centro para la Excelencia Profesional del Yorke College de Pensilvania (EEUU) a profesionales de recursos humanos y líderes de negocios, quienes coincidieron en que “la mayoría de los recién graduados no demuestra profesionalismo en el lugar de trabajo”.

En este sentido, según muestran los resultados de esta encuesta, los jóvenes licenciados “deben darse cuenta de que para ser un buen profesional no sólo es necesario el conocimiento teórico sino también tener conocimiento práctico”. Es decir, cualquier trabajador debe tener la actitud adecuada en su trabajo y saber comportarse de forma positiva.

Más aún, según muestra este estudio, los jóvenes graduados deben aprender a aceptar críticas constructivas por parte de su jefe y de sus compañeros para poder mejorar su capacidad y también para poder aprender a trabajar en equipo.

“Una crítica constructiva ayuda a cualquier empleado a ejercer mejor su labor, por eso nadie debe tomarse una crítica de este tipo como un ataque personal sino como una ayuda. Por otra parte, también deben darse cuenta de que cualquier trabajador debe estar receptivo para seguir aprendiendo en la práctica de la experiencia diaria”, puntualizó el informe.

Cero en conducta
Este estudio fue llevado a cabo entre 400 encuestados. De todos ellos, una cuarta parte considera que los jóvenes trabajadores se comportan cada vez peor en el entorno laboral.  “Se trata de un dato significativo ya que cualquier recién licenciado debería tener una gran ilusión por poder encontrar un hueco en el mercado laboral, es decir, por poder tener una oportunidad”, argumentó el informe.

Entre las quejas más comunes están: que no aceptan críticas constructivas, que tienen dificultades para hacerse responsables de sus acciones y necesitan mejorar sus modales en Internet. “Algunos de estos problemas en el trabajo son los mismos que vemos en el aula”, dice David Polk, el consultor que llevó adelante este estudio.

Navegan por Internet, responden mensajes de texto o llamadas a teléfonos móviles cuando no corresponde, fueron otros de los reclamos más habituales.  Por otra parte, la encuesta reveló que los recién graduados de hoy tienen un sentido más fuerte de lo que esperan a cambio de su trabajo que los de cinco años atrás.

“Esperan obtener las recompensas sin poner el esfuerzo necesario para conseguirlas”, es la razón más fuerte -expresada por 21,5 % de los encuestados- para justificar la falta de profesionalismo.

En general, el estudio concluyó que la vasta mayoría de empleadores (96,3 por ciento) afirma que el nivel de profesionalismo de un candidato influencia para ser contratado o no.

Artículos destacados