«Para emprender, el crédito es algo necesario, pero no lo es todo»

“Cuando las personas atraviesan una crisis, de cualquier índole, se producen puntos de inflexión. Y muchas veces son esas situaciones extremas las que sirven para comenzar con un proyecto o emprendimiento. Todos nacimos emprendedores y existen herramientas concretas para llevar a cabo un negocio. ¿Qué característica tienen los emprendedores exitosos? Visión que permite ver lo que otros no pueden”. Con estas palabras, Enrique Umbert, secretario de Junior Achievement -y emprendedor-, explicó a Comercio y Justicia algunas claves relacionadas con el emprendedorismo.

– Un reclamo habitual y constante dentro del ecosistema emprendedor es la falta de acceso al financiamiento. ¿Cree que es la principal traba?
– Con los años aprendí que lo principal es estar seguro de que verdaderamente querés emprender. Porque cuando uno es un apasionado y tiene bien definido el plan de negocio, el crédito lo consigue de algún lado y es hasta capaz de pedir dinero prestado a algún familiar. Es cierto que es necesario el crédito, pero no precisamente para nacer; es más necesario para crecer. Podría decir que es una condición necesaria, pero no es suficiente.

– ¿Y cómo puede uno darse cuenta de si está preparado y seguro?
– Tener ganas de emprender es sinónimo de arriesgar tu libertad -porque el empresario no tiene horarios-, es sacrificar la estabilidad económica de un trabajo en relación de dependencia, donde sabés que todos los meses tenes el sueldo depositado, y estar dispuesto a arriesgar todo lo que tenés en pos de un proyecto que no se sabe si será exitoso. Teniendo en cuenta estas situaciones, es fácil medir claramente si una persona está dispuesta a ser emprendedor. Por supuesto que también es muy importante contar con un plan de negocios (que es el plan de vuelo) y una vez que el negocio está formalizado, tener acceso al managment y al crédito.

– ¿Qué impacto tienen las nuevas tecnologías en la creación de nuevos negocios?
– El impacto es muy grande. Creo que se abre un gran abanico de oportunidades. Básicamente, se bajan las restricciones en cuanto a las barreras de entradas y negocios que antes eran imposibles para gente que no tenía capital. Antes, para crear una empresa se tardaba años en muchos casos. Hoy se puede crear en dos días. El día que abrió la red social Twitter, en pocas horas ya era un fenómeno globalizado. En este punto, una de las dificultades del emprendedor actual (que pasa las tres décadas) es que no es nativo tecnológico. Los emprendedores que vienen cuentan así con muchas más ventajas en este sentido: tienen más y mejores herramientas técnicas, aunque no están tan fortalecidos en la cuestión relacionada con los valores. Y esto último es clave, porque a un buen proyecto hay que acompañarlo con la virtuosidad moral: hay que ser honesto, pagar bien a los empleados, ser solidario.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

– ¿Cuál sería, entonces, la clave del éxito?
– Desde mi perspectiva, la clave está más centrada en el liderazgo que en el desarrollo del producto. Capturar la oportunidad, lo puede hacer cualquiera, pero son muy pocos los que realmente pasan a la acción.

– ¿Cuáles son las principales fallas que comete un emprendedor al momento de iniciarse?
– Creo que lo primero en lo que se confunde la mayoría es en creerse emprendedores cuando no lo son. Con esto no quiero decir que sólo unos pocos estén en condiciones de hacerlo, sino que es importante reconocer si una persona tiene condiciones o no pa

Artículos destacados