«No hay interés en que este Cuerpo mejore»

Pasaron ya tres años desde que el gobierno de Néstor Kirchner puso en marcha la reforma que modificó el Consejo de la Magistratura de la Nación y el Jurado de Enjuiciamiento y que, oportunamente, motivó que numerosos sectores tildaran esos cambios como violatorios a la Constitución nacional.
La preponderancia del sector político en la conformación del Cuerpo -que se vio reducido de 20 a 13 miembros- es la principal crítica, sumada a su funcionamiento lento y poco transparente a la hora de la selección y destitución de sus magistrados.
El abogado Luis Enrique Pereira Duarte fue consejero durante cuatro años en la vieja conformación del Consejo y uno de los férreo críticos de los cambios que después se instrumentaron. Él trazó para Comercio y Justicia un panorama de la situación actual.

-¿Cuál es balance que hace del funcionamiento del Consejo de la Magistratura, después de su reforma?
– Todas las predicciones que habíamos hecho y lo que habíamos dicho con respecto al funcionamiento del Consejo se está cumpliendo y agravando. El justificativo que dio la entonces senadora Cristina Fernández para explicar su proyecto fue la inacción del cuerpo, inclusive el presidente de la Nación, Néstor Kirchner, en su mensaje al Consejo dijo más o menos lo mismo y yo en aquel momento advertí que mentía al país. Las consecuencias están a la vista, el Consejo por supuesto que no trabaja como trabajamos nosotros, la producción es mucho menor. La anterior conformación de ninguna manera era lenta, los concursos se hacían cuidando el procedimiento, garantizando la igualdad de oportunidades. Cuando yo presidí la comisión de selección, en 2004, aprobamos 82 ternas y nunca más se llegó a ese número. El Consejo se ha politizado notablemente, no sólo en la selección, sino también en la amenaza a los jueces para su eventual destitución.

-¿Qué se necesita hoy para cambiar esta situación?
-No hay interés que este Cuerpo mejore. Se necesita trabajar más, abrir el juego para escuchar otras opiniones, pero no se ve viable ese escenario. A nadie le interesa.

-¿Por qué cree que la Corte todavía no se pronuncia con respecto a la conformación de este Consejo?
– La Corte tiene en sus manos la resolución desde hace mucho tiempo y todavía no ha dicho nada. Yo creo que cuando resuelva este tema vamos a ver si realmente contamos con una Corte independiente o no. Hasta ahora, ha mostrado signos de independencia en temas sensibles, pero éste es un tema político muy importante y habrá que ver qué ocurre.

-¿Cree que no es el momento político para un pronunciamiento de la Corte contrario al Consejo?
– Yo pienso que el Alto Cuerpo tiene hace mucho esta decisión en su poder y que es el momento para que diga algo. Yo estoy esperanzando en la postura de la Corte, pero no es lo único que me preocupa. También me preocupa que estamos frente a una elección legislativa y, si bien es muy difícil cambiar la ley, no escucho a ningún candidato a cargos legislativos, senadores o diputados que estén hablando de un proyecto de cambio en la ley actual del Consejo de la Magistratura. Así planteado, el panorama no es el mejor; todos los actores parece que están sumergidos en la discusión menor, pero no en estos temas que hacen a la institucionalización del país.

Artículos destacados