Neuquén, la provincia más afectada por las intensas lluvias

El saldo. Se calcula que, en todo el país, unas 3.00 personas fueron evacuadas por las lluvias caídas.

El fuerte temporal que afecta a gran parte del país mostró su cara más dura en las provincias de Neuquén, Catamarca y Santiago del Estero, donde las inundaciones obligaron a evacuar a más de 2.000 personas.

Sin lugar a dudas, la situación de Neuquén era hasta ayer la más crítica. Según el reporte de las autoridades, sólo en esa provincia se evacuaron 1.300 evacuados, se suspendieron las clases y se dispuso asueto para las administraciones públicas provincial, municipal, en la Justicia y la Universidad Nacional del Comahue, así como el cierre de grandes comercios e hipermercados.

En Santa Fe, en tanto, si bien no hubo reportes de evacuados, las intensas lluvias también generaron muchas complicaciones en el tránsito. Las rutas nacionales 34 y 8 se encontraban cortadas en zonas del sur de la provincia por acumulación de agua sobre la calzada. La Agencia Provincial de Seguridad Vial informó que, en el caso de la ruta nacional 34, se registraba un corte en el kilómetro 41, entre las localidades de Cañada Rosquín y San Martín de las Escobas, por lo que el tránsito era desviado hacia la autopista Brigadier López. La ruta nacional 8 tampoco estaba habilitada al tránsito entre los kilómetros 351 y 354, en adyacencias de Venado Tuerto y el organismo recomendaba el desvío del tránsito a través de la ruta provincial 94.

Más complicaciones
Santiago del Estero y Catamarca también resultaron muy afectadas por la tormenta: más de 700 personas fueron evacuadas luego de que el desborde de ríos y arroyos causó un alud e inundaciones.

En Catamarca, la tormenta comenzó en la noche del sábado y se extendió durante toda la madrugada. En las localidades de Bañado de Ovanta, Alijilán, Monte Redondo, Los Altos y del departamento Santa Rosa, al este de Catamarca, los arroyos y ríos se desbordaron, por lo que los vecinos tuvieron que dejar sus casas. Más de 300 personas tuvieron que ser evacuadas, mientras que otras tuvieron que subirse a los techos de sus casas para resguardarse. Casas, autos, negocios y cientos de hectáreas de campos quedaron anegados. Los caminos también fueron cortados por la crecida de por lo menos 15 arroyos.

En la zona oeste de Santiago del Estero, cerca del límite con Catamarca, unas 100 familias fueron afectadas por el aluvión que en la madrugada arrastró barro y piedras.

Artículos destacados