Menor consumo en Argentina y el mundo

El consumo de la clase media se contrajo 4,9% en octubre respecto de septiembre, mientras que la clase alta logró mantener los mismos volúmenes, de acuerdo con un sondeo realizado por la consultora Latin Panel. De esta manera, a nivel general el consumo cayó 2% en la comparación de períodos, de cuya mano la demanda de productos de primeras marcas dejó de crecer.
Si bien el estudio señaló que este comportamiento fue parejo, destacó que el mayor efecto se verificó en los hogares medios, dado que la suba de precios promedio de octubre fue de “3%”, acumulando “29% en los primeros 10 meses”.
En este contexto, la clase media optó por morigerar el consumo de productos de la canasta básica en 4,9%, convirtiéndose en el grupo que más lo contrajo. No obstante, según la consultora, los hogares de clase baja también redujeron el volumen de su canasta 3,5%, mientras que los de clase alta crecieron un 1%.

Según los rubros, el consumo de bebidas aumentó 5% y el de lácteos, 1%. Por su parte, el de los productos de limpieza cayó 9%; alimentos, 7%; y los de aseo y cosmética, 6%. Gaseosas, aguas minerales, pastas, hamburguesas y cremas lograron, no obstante, aumentar el volumen.
En tanto, las primeras marcas también se vieron afectadas dado que dejaron de crecer durante octubre, pese a que, según el estudio, “todavía constituyen 60,3% de la canasta de los hogares”.
De acuerdo con estos datos, la tendencia en el consumo de productos de primeras marcas fue similar en todos los niveles socioeconómicos, aunque se profundizó en los hogares de mayores recursos.
Por el contrario, las marcas propias mantuvieron un consumo de 62% en los hogares de clase alta y del 40% en los de la baja en octubre.

En otros países

Por su parte, el 72% de los consumidores mundiales recortó gastos en su presupuesto familiar, resultando el rubro entretenimiento el más afectado. Así lo advirtió la consultora Ipson, que puntualizó que a entretenimientos le siguió el recorte del consumo de objetos suntuosos, vacaciones e indumentaria.
También señaló que la conducta ha sido más profunda en el epicentro de la crisis, dado que los norteamericanos se muestran más dispuestos a disminuir su gasto que los del resto del mundo.
La información, que surge de 22 mil personas de 22 países, demostró que “la crisis económica es sistémica y global y que el optimismo del consumidor ha caído estrepitosamente, sin dejar ninguna región al margen”.
Los resultados de la investigación manifiestan que lo que nació como una crisis limitada al mundo anglosajón y al norte europeo, “se ha diseminado de manera virulenta al resto del mundo, erosionando la confianza de todos los consumidores”.

En abril, el 55% de los encuestados por la consultora en todo el mundo pensaba que su situación económica era bastante o algo buena. Pero tan sólo siete meses después la cifra descendió a 31%, registrándose la caída más abrupta en China, con un descenso de 42% en ese lapso de tiempo.
India también mostró una tendencia similar, mientras que los países que menos achicaron sus gastos en general fueron Alemania y la República Checa, con un recorte de 59%. En tanto, en Estados Unidos, el índice de confianza del consumidor cayó de 50% en abril, a 11% en noviembre.
La excepción fue Brasil, el único país que manifestó optimismo, dado que la confianza se i

Artículos destacados