Más de un centenar de autoservicios venderá productos marca Coop

Los dirigentes Gustavo Casciotti, Rubén Emilio Zeida y Edgardo Form -legislador de la ciudad de Buenos Aires- firmaron el regreso de la marca cooperativa a productos propios disponibles en los autoservicios argentinos.

El sello nació hace 99 años, en 1915. Fue la estrella de los productos propios de la cadena Supercoop, que llegó a tener 300 locales en el país. Hoy regresa a 107 supermercados.

La Cooperativa Obrera, una de las principales cadenas en manos de los consumidores del continente, firmó un convenio con El Hogar Obrero, pionera en ese modelo, para el uso de un sello que nació en 1915 y ahora identificará ofertas especiales de la economía solidaria en más de 52 ciudades.

Las entidades rubricaron un contrato de licencia y uso de la marca para identificar los productos de El Hogar Obrero (EHO), que serán comercializados en las cadenas que la Cooperativa Obrera tiene en las provincias de Buenos Aires, Río Negro, Neuquén y La Pampa.

Los productos que llevarán la marca Coop serán comercializados en 107 autoservicios y supermercados, instalados en 52 ciudades con un mercado de más de 1.350.000 consumidores asociados.

EHO, que tiene la primera matrícula cooperativa del país, le cedió la licencia de la marca Coop a la Obrera durante el Encuentro Intercooperativo 2014, que se celebró este viernes en la ciudad de Mar del Plata, luego de la presentación que realizaron Rubén Zeida, consejero de El Hogar Obrero, y Héctor Jaquet, subgerente General de la Obrera. Ambos estuvieron acompañados por el legislador porteño y dirigente cooperativista Edgardo Form.

Mediante este acuerdo, las entidades reforzarán el principio de integración entre cooperativas que promueve la ley 20337, que consagró la Alianza Cooperativa Internacional como uno de los Principios Cooperativos.

Hasta iniciada la década de los 90, cuando sucumbió en el medio de la oleada neoliberal, El Hogar Obrero llegó a representar cerca de la quinta parte del mercado supermercadista nacional, hoy dominado por las grandes cadenas extranjeras y en el cual la Obrera alcanza poco más de 2,5 por ciento.

La Coope, de Bahía Blanca al país
Expresa el lugar en la industria del “retail” donde los consumidores son quienes tienen el poder y no los gerentes de las multinacionales; consumidores asociados para comprar. Una suma de voluntades organizadas para crear mercados, construir puentes con la producción, educar a otros para consumir con responsabilidad social o ambiental.

Argentina llegó a tener una de las mayores cadenas de retail cooperativo del mundo, El Hogar Obrero, con 300 locales Supercoop. Hoy tiene la segunda cooperativa de consumo más grande del continente. Más de un millón de consumidores asociados y un centenar de productores asociados aseguran precio justo, producción regional, protección del trabajo, reinversión local de las ganancias y hasta educación al consumidor. Un modelo que propone combatir la inflación con compromiso, asociatividad, acción local, confianza mutua. “Millones haciendo poco podemos hacer mucho”, dicen en las oficinas de las cooperativas de consumo.

La Coope es precisamente eso: una cadena cooperativa de supermercados gestionada por sus propios compradores en colaboración con las firmas proveedoras. La Cooperativa Obrera, con 93 años de trayectoria, acaba de inaugurar nuevas sucursales en Neuquén, Río Negro y provincia de Buenos Aires. Zapala, Pehuajó, Punta Alta y Allen son las ciudades que se incorporaron recientemente a la red de consumidores asociados, generando 110 nuevos puestos de trabajo que se suman a los más de cuatro mil que ya genera la Cooperativa con el resto de sus sucursales. Además, sumó tres mil m2 de área de venta a su red de supermercados, que suman un total general de 85 mil.

De acuerdo con la comunicación de la Obrera, estos nuevos locales prestan especial atención a la cadena de frío y sus cámaras frigoríficas y exhibidoras refrigeradas son atendidas por modernas centrales de frío alimentario de última generación, además de ofrecer una amplia variedad de productos, que incluyen alimentos, bebidas, alimentos congelados, perfumería, limpieza, bazar, textil, electrodomésticos y computación -entre otros-.

La empresa, que se define como “social” y “de los propios consumidores”, incluye en su oferta un variado abanico de productos elaborados por cooperativas. Tiene dos importantes centros de distribución de mercaderías ubicados en Bahía Blanca, donde además tiene su sede central y un espacio cultural, y en la ciudad rionegrina de Cipolletti.

Artículos destacados