La lluvia obligó a cortar rutas y a evacuar en distintas zonas

PANORAMA. En la ciudad capital, el Suquía mostraba ayer una imponente creciente debido a las recientes lluvias.

Las persistentes lluvias consecuentes del temporal que cae sobre la provincia desde el viernes pasado obligaron al corte de rutas en varias localidades del interior, para poder dar curso a las aguas que inundaron vastas zonas y obligaron a evacuar a sus pobladores.

Las situaciones más complicadas se vivieron en Obispo Trejo, Isla Verde y Las Varillas. Según cálculos oficiales, hay alrededor de 150 evacuados.

En la ciudad de Las Varillas unas 60 personas abandonaron sus hogares por los anegamientos de sus viviendas.

El domingo, esa zona recibió 240 milímetros en el plazo de dos horas y media. Sin embargo, en declaraciones radiales el intendente de la localidad, Juan Pablo Rujinsky, destacó que las precipitaciones no estuvieron acompañadas por otros fenómenos y que ya por la noche casi todos habían regresado a sus hogares.

“El problema fue fundamentalmente agua dentro de las cosas”, señaló el funcionario, quien agregó que la situación podría agravarse porque ayer había comenzado a llover nuevamente. “El otro inconveniente es el agua que viene desde zonas más altas como Carrilobo, Las Junturas o Matorrales”, dijo, y resalto que con las nuevas formas de trabajo rural, “los campos no absorben nada, sino que el agua directamente corre”.

En tanto, en la ciudad capital se interrumpió el tránsito en la avenida Costanera y el río Suquía mostraba quizá la mayor creciente del año.

Artículos destacados