La liberación del precio del papel de diarios causó rechazo e indignación de editores

Se consensuó una modificación del dictamen pero, al momento de la votación, se votó el original, que desprotege publicaciones de cooperativas y pymes. Es posible que la iniciativa ingrese al pleno del Senado el miércoles y son muchas las organizaciones que la cuestionan

Editores gráficos de todo el país, organizaciones varias que agrupan a la prensa independiente y a las revistas culturales junto a todos los sindicatos de trabajadores de la actividad periodística y de distribución de diarios expresaron su disconformidad, sorpresa y hasta indignación por la media sanción de la Cámara de Diputados del proyecto de ley que libera el precio del papel para diarios en el país.
Fue el jueves pasado, en medio de una larga sesión en la que Diputados consideraba 23 proyectos de ley cuando, llegada la noche, se sometió a votación la iniciativa que había merecido correcciones consensuadas por legisladores de distintos bloques. Grande fue la sorpresa -incluso para muchos legisladores que le dieron su voto- cuando se descubrió que el proyecto sometido a votación, finalmente aprobado, no fue el dictamen modificado y consensuado sino el original presentado por Diego Bossio (Argentina Federal).
Lo que parece un error de técnica legislativa termina perjudicando una gran cantidad de diarios, revistas y publicaciones periódicas ya que las modificaciones del proyecto original disponían descuentos a periódicos pymes y cooperativos al tiempo que prohibían que la única empresa productora de papel para diarios del país, Papel Prensa, vendiera el insumo a los grupos editores Clarín y La Nación a menor precio que el ofrecido por otro grupo de editores por el mismo volumen de venta.

Durante la sesión, el presidente del bloque del Frente para la Victoria (FPV), Agustín Rossi, expresó su desacuerdo con la norma y señaló: “Papel Prensa es una sociedad de Clarín y es la única empresa que hace esto en la Argentina, por lo cual tiene una posición dominante. Es una ley para favorecer a los socios privados de Papel Prensa”.
En el mismo sentido se pronunció otro legislador, por Santa Fe, Marcos Cleri, quien criticó “el debate exprés” del proyecto e indicó que con la aprobación de la norma el precio sería regulado por la propia empresa, mientras que, de acuerdo con la ley sancionada en 2011, se fija un precio único para todos los compradores de papel, favoreciendo el acceso en igualdad de condiciones.
Diarios y Periódicos de la República Argentina (Dypra) ya se había manifestado al respecto, defendiendo el principio de igual precio para cualquier compra de papel, a partir de una tonelada, y advirtió de los peligros que significarían para los pequeños editores regionales la liberación del precio del principal insumo de la actividad. A su vez, señaló: “Este año ya hubo serios problemas con las demoras en las entregas de Papel Prensa, no queremos imaginar lo que ocurriría con el precio liberado”. Y se recordaron los años en que los pequeños editores se veían obligados a comprar el papel a revendedores, pagando el doble de su valor. El Encuentro Nacional de Diarios Recuperados sostuvo que la normativa amenaza la “posibilidad de ejercer el oficio y constituye un serio ataque a la libertad de expresión”, señalando además que el precio del papel ya aumento 110% en lo que va de este año.

En un sentido similar se pronunció la Mesa Nacional de Prensa, que agrupa a todos los sindicatos de periodistas, para los cuales si el proyecto es convertido en ley “se dará otro golpe a la libertad de expresión y al derecho a la información de toda la sociedad, ya que desaparecerán muchos medios y se perderán miles de puestos de trabajo”.
Los periodistas agremiados alertaron “a los legisladores sobre la responsabilidad que les cabrá si avanzan para acallar más voces y condenar a la desaparición a muchísimos medios”.
La iniciativa no puede presentarse en un peor escenario: en los últimos dos años cerraron 20 diarios y periódicos, según Dypra, afectados por los tarifazos, el disparo de los costos de insumos (dolarizados) y la caída del consumo. Para la Mesa de Prensa, “hay más de 4.000 empleos perdidos en el gremio de prensa en estos tres años”, sin contar “los miles que se perderán en el futuro inmediato de aprobarse esta modificación a la ley 26736”.
El Senado convocó a una sesión para el próximo miércoles 12, a las 14, en la cual, si bien el temario quedó pendiente de definición, se estima que se votará este proyecto.

4.000 empleos de periodistas y trabajadores de prensa se perdieron en el país en los últimos tres años, según la Mesa Nacional de Prensa. Unos 20 diarios dejaron de editarse, según la organización Diarios y Periódicos Regionales de la Argentina (Dypra).

Artículos destacados