«La ley que tenemos es suficiente si pudiéramos hacerla cumplir»

En la escala de accidentes producidos en la Argentina, los de tránsito ocupan 35,2% del porcentaje global, instalándose en los primeros lugares de las estadísticas mundiales. En diez años, según la asociación civil “Luchemos por la Vida”, murieron en el país 78 mil personas y más de un millón sufrió heridas como consecuencia de esos siniestros.

Además de las pérdidas humanas, el Estado eroga anualmente 5.000 millones de dólares y el aporte recibido para el mantenimiento de caminos y la construcción de nuevas rutas es sólo de 1.100 millones, lo que determina un déficit importante. El panorama es más complicado aún si se tienen en cuenta los datos publicados por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), que dan cuenta de que durante la década anterior se vendían en el país 400 mil automóviles por año y hoy el promedio supera los 500 mil vehículos.

La problemática de la accidentología vial se reabrió la semana pasada, cuando un juez de Faltas le perdonó la multa a dos motociclistas que no llevaban casco. ¿Cómo se resuelve este flagelo?¿Qué se hace para resolver esta situación? Al respecto, Comercio y Justicia dialogó con el reconocido especialista Horacio Bota Bernaus.

– ¿Cree que falta una legislación adecuada para evitar las infracciones que se cometen en materia de tránsito?
– Si hiciéramos cumplir la legislación que está vigente, sería suficiente. A veces uno se preocupa por la legislación, pero a la hora de ponerla en práctica no hay quién la haga cumplir porque el encargado de aplicar la ley no tiene los recursos o el interés. Desde el punto de vista normativo, nuestra legislación está a la altura de la internacional. Lo que sí creo es que debe haber en nuestro país una ley marco; no tiene razón de ser que cada provincia aplique su propia legislación, ello sin perjuicio de que cada provincia le pueda introducir algunas especificidades. Resumiendo: creo que la ley que tenemos es suficiente, si pudiéramos hacerla cumplir, claro.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

– Muchos piensan que quienes provocan accidentes de tránsito nunca son alcanzados por la Justicia y siguen su vida normal. ¿Qué opina al respecto?
– La realidad es que, dada la cantidad de causas que tienen los juzgados correccionales, muchas de ellas con presos, los delitos culposos se dejan para el último. Eso genera en la gente un profundo malestar, siente que no se hace nada, que nunca se aplica ninguna sanción y quien lo atropelló está libre manejando su auto. Nos está faltando en este tema una actividad más precisa.

– ¿Habría que pensar en juzgados específicos en accidentología vial?
– Hace 20 años creía que sí, hoy no estoy tan seguro. Se han venido implementando en los últimos años fiscalías especializadas y yo no he visto que ello haya redundado en mayor eficacia. Se termina atomizando todo y no se resuelve nada. En realidad, si se dieran directivas específicas para que se le dé prioridad a este tipo de casos, alcanzaría. De lo que sí estoy seguro es que se necesita de equipos técnicos que ayuden al fiscal. Ese equipo deberá ser muy profesional y confiable, de manera que le permita al juez, llegado el caso, resolver rápido y con eficiencia.

En lo que también habría que empezar a trabajar es en la realización de juicios sumarísimos y en lo que se denomi

Artículos destacados