«La basura debe ser una política de Estado»

“Hay que hacer de la basura una política pública, una política de Estado”, sentenció John Vanderley, profesor de la Escuela Politécnica de la Universidad de San Pablo, Brasil, en el marco de una exposición sobre Industria Sustentable, organizada por la Unión Industrial de Córdoba.
“El tema de la basura urbana es complicado porque hacer la colecta casa por casa es muy costoso. A muchos municipios les implica un gran porcentaje de su presupuesto y si se busca hacer una recolección diferenciada de acuerdo con el tipo de residuo, el costo del servicio se triplica”, aseguró el especialista en materia ambiental.
“En Europa, el ciudadano es el encargado de llevarla al punto de encuentro voluntario ya separada. Inclusive, hay países en los que para que a alguien le permitan habilitar un comercio, le exigen que coloque containers en su negocio. Entonces, por todas partes hay puntos de entrega voluntaria. En Suecia por ejemplo, el negocio tiene un convenio con alguna ONG que es la que retira la basura, la vende y utiliza el dinero para financiar sus actividades. Pero para todo ello, hay que hacer de la basura una política pública, una política de Estado”, aseguró Vanderley en declaraciones exclusivas a Comercio y Justicia.
– ¿Usted considera que la industria del futuro será la industria del reciclaje?
– Uno habla de la industria del reciclaje como si fuera algo especial y en realidad no es así. Si uno mira la industria siderúrgica argentina, la mayor parte del acero que produce es reciclado, lo hacen a partir de chatarras. Lo que yo concibo imaginar para el futuro es que los materiales naturales serán cada vez más raros y más difíciles de conseguir. Por ejemplo, hay mucho hierro en la naturaleza pero si uno quiere producir acero, no puede sacar un mineral que tiene 2% de hierro, no es económicamente rentable. Mucho más sencillo es sacar el acero que está desparramado por las ciudades y esto va a valer para todas las industrias. Vamos a reciclar todo porque será ambiental y económicamente más eficiente. Pero es una tendencia. Hay una empresa internacional muy conocida que fabrica computadoras e impresoras y ellos tienen armados los proyectos de las máquinas en función del reciclaje. Todos y cada uno de sus componentes son reciclados y plausibles de volver a reciclar.
– Entonces va a haber un cambio de materias primas…
– Claro, porque si uno mira el proceso de elaboración de materias primas a partir de la naturaleza, allí se encuentra todo mezclado. Durante años hemos desarrollado máquinas y mecanismos para separar lo que queremos de lo que no. Solamente 0,5% de oro se extrae de una piedra y ahora hay que desarrollar mecanismos para extraer 0,5% de oro de una chatarra de computadora. Y eso es algo que se va a hacer, porque el elemento está, pero en otro lugar. Si no se ha hecho hasta hoy es porque no había necesidad. Lo que sí habrá que hacer es transformar la tecnología actual para poder lograr esto. Pero es un proceso que ya está aconteciendo.
– ¿Qué se hace con la basura tecnológica?
– Por ahora es basura, pero progresivamente se van desarrollando tecnologías que permitan recuperar cada uno de los componentes. En el caso de las computadoras es más difícil porque está todo muy mezclado, muy junto, las plaquetas son muy pequeñas, finitas. Pero se va en esa dirección. Inclusive algunas grandes empresas han puesto sus patentes de reciclaje en dominios públicos de Internet para que sean utilizadas. Porque ellos se dedican a hacer productos, no quieren hacer materia prima, porque reciclar es hacer materia

Artículos destacados