La ayuda del cielo no es suficiente en Australia

Los devastadores incendios no detienen su marcha y se teme la unión de los dos principales focos activos

Lluvia mezclada con hollín cayó en la costa este de Australia, desde Sydney hasta Melborune, y hubo precipitaciones torrenciales en el estado de Nueva Gales del Sur. Sin embargo, las llamas no dan tregua al país y las autoridades australianas prevén que las altas temperaturas retornen en la jornada de mañana.
Temen, además, que los dos grandes frentes de fuego activos, que destruyen hectáreas en el estado de Victoria y en el de Nueva Gales, puedan unirse y crear un incendio aún más devastador.

«No hay espacio para exhalar un suspiro de alivio», resaltó la premier del estado de Nueva
Gales del Sur, Gladys Berejiklian. Pese a la escasa tregua que brinda la lluvia, la contaminación por neblina se mantuvo peligrosamente alta, según la Oficina de Meteorología de Victoria, que informó en Melbourne una visibilidad inferior a un kilómetro en muchas partes de la ciudad y sus alrededores.

Además, a pesar de las suaves precipitaciones la calidad del aire en la capital, Canberra, se mantiene en niveles peligrosos para la salud debido al humo de los incendios que asolan el país, informaron fuentes gubernamentales.

Para el programa de remediación y para la lucha contra los incendios activos, considerados entre los peores del siglo -casi seis millones de hectáreas calcinadas-, se anunciaron ayudas por casi 1.400 millones de dólares.

Según la base de datos IQ Air Visual, en Canberra se respira el peor aire del mundo y, en ese contexto, los espacios públicos, museos, parques, empresas y universidades de la capital se clausuraron y se cancelaron algunos vuelos destinados a la ciudad.

Además, el Departamento de Interior australiano, responsable de coordinar la respuesta a las emergencias, recomendó permanecer en los hogares al menos durante 48 horas debido a la
mala calidad del aire.

La catástrofe ambiental que azota desde septiembre a Australia causó hasta ahora 23 muertos y la destrucción de más de 1.500 viviendas.

Cabe recordar que el humo de los incendios llegó a Córdoba y al cielo del centro del país. Según las imágenes satelitales, se encuentra a una altura de 1.500 metros aunque los especialistas afirman que no representa peligro para los ciudadanos argentinos.

El humo ingresó al país desde Chile, por la cordillera de los Andes, “a unos cinco mil metros o más”, indicó Cindy Fernández, meteoróloga del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), quien además aseguró que si bien no es habitual que llegue el humo cada vez que hay un incendio, no es la primera vez que sucede. “Ya ingresó humo semanas atrás, cerca del 6 de noviembre. Es un humo disperso que se puede divisar”, explicó Fernández.

La meteoróloga afirmó que la presencia de humo sobre el territorio nacional no afectará la salud ni complicará la normalidad de los vuelos.

“El único fenómeno que se puede divisar por la presencia de humo es observar una coloración distinta en el cielo, ya que se atenúa la luminosidad del sol y se puede observar el cielo más gris”, explicó, y agregó que “durante el atardecer se ve el cielo más rojizo”. Fernández explicó que el humo viajó desde Australia “con presencias de aire de la atmósfera” y que llega “mezclado con el aire”.

En Australia, mientras los focos de incendio siguen su avance devastador, crecen las críticas al primer ministro, Scott Morrison, por la gestión de la crisis. Éste advirtió de la posibilidad de que los
incendios duren varios meses. Más de 140 focos siguen activos en el estado más afectado, Nueva Gales del Sur.

«Se hará lo que haga falta, cueste lo que costare», dijo Morrison en una conferencia de prensa en Canberra, después de reunirse con el comité de seguridad nacional de su gabinete.

En cuanto a víctimas, dos personas están desaparecidas desde el sábado en Nueva Gales del Sur, según confirmó el comisionado del Servicio de Bomberos Rurales del Estado, Shane Fitzsimmons.

Por su parte, en el estado de Victoria hay desaparecidas cuatro personas y más de 40 incendios permanecen activos.

Artículos destacados