La agenda que espera al nuevo gobernador

Quien reemplace al actual titular del Ejecutivo provincial tendrá una tarea ardua por delante. Un nutrido conjunto de temas, casi todos de vital importancia, espera soluciones y pronunciamientos, sin dilaciones.

Relaciones con la Nación
Clave para el futuro gobernador. Más allá de los fondos para la Caja de Jubilaciones (ver aparte), los giros discrecionales para viviendas u otras obras de infraestructura exigen atención especial en la relación que, en la práctica, excede lo institucional. Los fondos nacionales son responsables de 7 de cada 10 pesos que ingresan a la Provincia como envíos automáticos. La vinculación, por cierto, dependerá de quién gane en octubre próximo.

Caja de Jubilaciones
“Un talón de Aquiles de las finanzas públicas”, según la definió en su momento el gobernador Juan Schiaretti. El déficit proyectado de casi 1.600 millones de pesos para 2011 tiene en su mayor parte cobertura de la Nación, aunque sólo hasta el 31 de diciembre. Será clave la negociación y el acuerdo que logre el futuro gobernador para cubrir ese rojo no sólo el año próximo sino los siguientes. Siempre está latente una nueva reforma previsional que incluya nuevos ajustes.

Política fiscal
Controlar el gasto y mantener el nivel de ingresos forman parte de los desafíos del futuro gobierno. La fortísima dependencia de Ingresos Brutos y una eventual desaceleración de la economía a partir de un posible impacto negativo de una crisis global que otra vez amenaza la economía mundial exigirá recuperar paulatinamente la participación relativa de otros tributos, como Inmobiliario y Automotor.

Deuda pública
Si bien el pasivo con la Nación se reestructuró en 2010 a partir de una quita, menor interés y extensión de plazos, subió mucho la deuda en dólares. El fondeo en los mercados externos aparece como alternativa para obras y créditos hipotecarios aunque habrá que observar atentamente el panorama por la tasa a convalidar. Por lo demás, el valor del dólar será clave en función de la alta exposición del pasivo en esa moneda. Consolidar la deuda del sector público provincial es un punto pendiente.

Política salarial
El gasto en salarios representa hoy más de 50 por ciento de los gastos corrientes y es una erogación “rígida”. En ese marco, será clave para controlar el gasto público una política racional aunque atendiendo el sostenimiento o eventual mejora del poder adquisitivo del salario. También influirá la política de ingreso de personal. La relación con los gremios, más aún ante una eventual crisis económica, será clave.

Obra pública
Los programas de viviendas, obras viales, hídricas y de saneamiento y la culminación de los gasoductos troncales, además de la infraestructura energética, serán elementales en el próximo período. La concreción de proyectos en ese sentido son una demanda de todos los sectores y ayudarán a mejorar el “costo Córdoba” para los sectores de la producción.

Política industrial y agropecuaria
Los incentivos a la industria a partir de las leyes de promoción y de infraestructura básica y una política impositiva acorde serán complementos necesarios para sostener un sector clave para la economía provincial más allá de que la política macroeconómica nacional y el contexto externo. En la misma línea, la política agropecuaria requerirá el aporte activo de la Provincia.

Banco de Córdoba
Consolidando una tendencia positiva de utilidades y con el plan de reencuadramiento aprobado por el Banco Central, el Córdoba debe convertirse en activa entidad de fomento para el sector productivo local. La emisión de deuda para fondear nuevas líneas de crédito para ese sector y la continuidad de las líneas de hipotecarios aparecen como sus desafíos en mediano plazo.

EPEC
La compañía eléctrica aparece fuertemente endeudada tras la construcción de la central Pilar. Urge continuar con la mejora en la red de distribución y transporte, además de avanzar con la concreción del tercer nodo de interconexión con el sistema nacional en Arroyo Cabral. Asimismo, se impone un fuerte impulso de las energías renovables. La energía será clave para sostener el crecimiento. El tema tarifario es otro, relacionado con las inversiones, que no podrá eludirse.

Aguas Cordobesas
La necesidad de sostener el servicio en una ciudad capital que crece requiere de obras que la Provincia seguramente subsidiará en el marco del contrato con Aguas Cordobesas. Con todo, la imposición de cargos fijos, como ya ocurrió con los medidores, es una alternativa. El uso racional del agua es indispensable y una tarifa que castigue el mayor consumo, pese a ya existir, podría profundizarse en procura del objetivo de racionalizar el consumo.

Políticas hídricas y de saneamiento
El agua es un recurso escaso en Córdoba. En ese marco, la realidad exige diferentes medidas. Apuntar a un uso racional pero además buscar fuentes alternativas. El canal Los Molinos y un eventual acueducto del río Dulce o del Paraná son posibilidades abiertas. El riego por aspersión en el cinturón verde es otra deuda pendiente. Posibles nuevos diques o azudes también surgen en el menú a considerar.

RAC
El sostenimiento de Caminos de las Sierras en la órbita pública o licitar su venta es un tema a decidir. La política tarifaria en la Red de Accesos a Córdoba (RAC) y las obras pendientes requieren de una decisión del futuro gobierno a partir de un nuevo marco regulatorio. También la situación de otras rutas provinciales a las que podría sumarse el cobro de peaje como ingreso para mantenimiento.

Agencias
La situación de las agencias es otro tema a decidir. ¿Continuarán como entes mixtos, mutarán a otro formato, volverán al Estado? Todas preguntas a responder. El ProCórdoba aparece como clave para el sector con una fuerte inserción entre los sectores exportadores.

Otros desafíos
Las políticas sociales y de empleo, en el Ministerio de Justicia, o en el área de Estadísticas, por citar sólo algunos, también aparecen en el horizonte del futuro gobierno.

Datos

28% fue la pauta de aumento salarial para 2011 aplicada por la Provincia. El gasto salarial es clave toda vez que insume mas de 50% de todas las erogaciones corrientes.

1600 millones de pesos alcanzará este año el déficit de la Caja de Jubilaciones.
La cobertura parcial del bache por parte de la Anses será clave para los próximos años.

Artículos destacados