Inversiones: «Hay dudas sobre el futuro institucional del país»

Las proyecciones respecto de la actividad económica del país son, en su mayoría, promisorias. Sin embargo, a la hora de hacer referencia a las inversiones que podrían darse a lo largo de este año, la inestabilidad institucional prende la luz roja del semáforo. Es lo que se puede interpretar a partir del análisis que, junto a Comercio y Justicia, realizó el director de la asesora en mercados financieros Capital Markets Argentina, Fernando Vogt.

-¿En qué vuelca el dinero el inversor argentino?
-Habría que hacer diferencia entre los tipos de inversores, aquéllos que son tradicionales y aquéllos que son un poco más sofisticados. El inversor argentino tradicional invierte en plazos fijos, la compra de dólares y aquéllos que tienen un poco más de recursos acceden a la compra de inmuebles para renta. Sucede que cualquiera de estas alternativas hoy no rinden como para alcanzar la tasa de inflación real. Tengamos en cuenta que un plazo fijo en pesos rinde entre el 8% y el 10% anual para operaciones a 30 ó 60 días dependiendo el monto invertido y la entidad financiera, mientras que en dólares apenas si alcanza el 0,50%, con una inflación estimada en forma privada del orden del 20% a 25% anual. En el caso de los departamentos para renta, varía mucho dependiendo el tipo de vivienda, la ubicación y otros factores, aunque seguramente tienen una tasa calculada en dólares muy superior a la del plazo fijo en dólares, pero está sujeta a la volatilidad propia del mercado inmobiliario. Claramente son alternativas con tasa de rendimiento real negativo. Por su parte, el dólar ha tenido muy poco retorno en los últimos años, aunque esto no significa que no lo veamos barato en términos de pesos. Por otra parte, el inversor que nosotros llamamos sofisticado, tiene en cuenta otros factores a la hora de hacer su análisis, que son muchos pero, entre los más importantes que tienen en cuenta son la inflación, la relación entre riesgo y el rendimiento y algo muy importante que es la diversificación. Es decir, la inflación que diluye el poder adquisitivo del dinero y la rentabilidad de las inversiones; la relación riesgo-rendimiento que establece que a una mayor tasa de retorno esperada sobre una inversión, es de esperar generalmente un mayor nivel de riesgo y por último, la diversificación, que ayuda a disminuir el riesgo de las inversiones, colocando en un número mayor de alternativas y no solamente en una o dos. Este inversor más sofisticado busca para su cartera las tradicionales inversiones inmobiliarias y plazo fijo pero agrega a su portafolio de inversiones, colocaciones en acciones, bonos, cauciones, fideicomisos y algo que es cada vez más común, y son las cuentas de Inversiones en Mercados Internacionales.

-De entre todas las opciones que nombró, ¿cuál es la más atractiva y por qué?
-Esta respuesta va a depender del perfil de riesgo que esté dispuesto a asumir el inversor. Para quien esté dispuesto a asumir riesgo argentino, las operaciones de fideicomisos financieros y los cheques de pago diferidos operados a través de la Bolsa de Comercio creemos que ofrecen una de las mejores alternativas, con rendimientos entre el 12 y el 16% anual dependiendo del plazo, en tanto que los cheques de pago diferido ofrecen tasas de entre el 11% y el 17% anual para operaciones que van desde los 30 días a los 360 días respectivamente. Otra alternativa con diferente riesgo son los Bonos Corporativos, que son generalmente operaciones a más largo plazo y pueden tener un cupón fijo o variable y están emitidos en pesos o dólares. En pesos están rindiendo entre

Artículos destacados