Instalar la marca Córdoba en el mundo

Por su condición natural, Córdoba tiene en la industria turística un rubro por desarrollar a plenitud. La Agencia Córdoba Turismo se planteó para los próximos años avanzar en las visitas culturales, de compras, de aventura e idiomas y apunta a los países limítrofes como Brasil, Chile y Uruguay.
Gustavo Santos, presidente del ente gubernamental, insistió ante Comercio y Justicia en la necesidad de instalar la marca Córdoba en la región y en el mundo.
– ¿Cuál es el plan de promoción que tiene la Agencia a corto y mediano plazo?
– Además de sostener a la provincia como principal destino del interior del país, queremos captar el mercado internacional, y como primera instancia, apuntamos al mercado regional. En este plano tenemos tres objetivos: Brasil, Chile y Uruguay. Estamos convencidos de que nos encontramos en condiciones de satisfacerlos razonablemente, con resultados a corto plazo.
– ¿Estas acciones se realizarán sólo para fechas puntuales como el Rally y Semana Santa?
– No, uno de los objetivos estratégicos es romper la estacionalidad y estamos avanzando sobre productos específicos que no tienen estacionalidad como el turismo cultural, de compras y aventuras. Vamos a poner énfasis en las Estancias Jesuíticas. En el caso de Brasil, que decidió instalar el bilingüismo a partir del 2010, haremos hincapié en el turismo idiomático ofreciendo nuestra estructura universitaria.

– ¿Qué lugar ocupa Córdoba como destino en estos países y el resto del mundo?
– Es duro decirlo, pero Córdoba no existe como marca fuera de las fronteras. En primer lugar hay que instalar la marca Córdoba, tarea que no es fácil, pero es nuestro objetivo, empezando por lo regional.
En segunda instancia, hay que definir nuestras regiones y la oferta territorial. Estamos trabajando con los valles tradicionales y el mejoramiento de su calidad, como así también, apoyando el desarrollo de nuevos destinos como Córdoba Norteña, y pensamos hacer lo mismo con la Laguna de Mar Chiquita, las Sierras del Sur y la región del noroeste cordobés, especialmente en la zona comprendida por Cruz del Eje, Villa de Soto y Capilla del Monte, que será planteada como la región de La Candelaria, donde apuntaremos al turismo rural, cultural y de aventura.
– ¿Qué planes tienen para mejorar la calidad de los servicios?
– Si logramos crear la demanda positiva del mercado regional y los países limítrofes, que hoy tienen una posibilidad de gasto superior a la nuestra por el cambio monetario favorable, surgirán nuevas inversiones. Estamos convencidos de que esto va a traer mejoramiento en la calidad de servicios y la concreción de proyectos turísticos. Necesitamos nuevos emprendimientos hoteleros y mejorar la gastronomía. Es un problema sistémico y lo estamos atacando.
– ¿Cuáles son las medidas al respecto?
– Intentamos relanzar la ley 7232 de Promoción Turística con ventajas de tipo fiscales como desgravación y diferimiento, una herramienta para estimular las inversiones que vamos a utilizar al máximo.
Estamos frente al segundo factor económico de la provincia y hay una posición muy clara del Gobernador de convertir el turismo en política de Estado, en una fuente de productividad y usina generadora de empleo. Esto último es importante, ya que el sector agropecuario -principal factor económico de la región- no es tan trascendente como generador de trabajo ya que la tec

Artículos destacados