Hoy no somos proveedores confiables

Sin medias tintas. El estilo directo de Ércole Felippa es una de sus características salientes y esta vez no iba a ser la excepción. “Hay una política equivocada del Gobierno nacional que no entiende o no quiere encontrar una solución al conflicto”, dispara en relación con la renovada puja con el sector agropecuario.
Y Felippa tiene mucho para aportar como parte interesada en la pulseada. Es que además de ser titular de la láctea Manfrey, sigue al frente de la Cámara de Comercio Exterior y desde diciembre pasado es el presidente de la Agencia Pro Córdoba, el brazo vinculado a las exportaciones del Gobierno provincial.

A horas del fracaso de las negociaciones entre la Nación y las entidades rurales y con la posibilidad cierta de una profundización del conflicto, Felippa habló con Comercio y Justicia y fijó posición en temas claves vinculados a la marcha de la economía y principalmente del sector que representa.

-¿Cómo observa la marcha del conflicto?
-Lo veo con mucha preocupación, por el clima enrarecido que se vive. Mientras deberíamos estar pensando cómo crecer más, con variables favorables y un crecimiento sostenido… El mundo no entiende qué nos pasa.

-¿Es una cuestión política?
-Hay una política equivocada del Gobierno nacional que no encuentra o no quiere encontrar una solución al conflicto. No es muy difícil de solucionar. Me parece que se hace una evaluacion en función de un resultado político.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

-¿Y la situación en lechería?
-El mundo pide a gritos que enviemos leche en polvo desde Sudamérica y en vez de pensar en cómo crecer más, vamos para atrás, por la falta de previsibilidad.
Es increíble. Los precios están en alza, hoy está a 4 mil dólares la tonelada de leche en polvo. Hay que aprovechar esos precios inimaginables. Este es un sector que tiene un alto efecto derrame, a través de actividades indirectas que generan más puestos de trabajo que la industria automotriz.
Pero lamentablemente hoy no somos proveedores confiables y por no ser confiables vendemos a menor precio, entre 200 y 300 dólares, por ejemplo que Brasil. Fijese que Chile que era importador neto, hoy compite de igual a igual con nosotros.
Y el sector carnes está igual.

-¿Cuál es su posición sobre las retenciones?
-Conceptualmente no compartimos las retenciones, pero también entendemos que no pueden trasladarse los precios del mercado externo al interno.
En el sector lácteo existen los mecanismos para que el productor pueda cobrar un buen precio, también el industrial y el consumidor acceder a un valor acorde, pero hoy no se da nada de eso: el productor no tiene el precio necesario, la industria vive del subsidio y el consumidor paga un alto precio. Buscamos que la exportación sea rentable. Hoy vemos que el 75% de lo que se produce va al mercado interno y el 25 se exporta y pretendemos que esos fondos queden dentro de la cadena.
En realidad creemos que los planes del Gobierno no están tan lejos de una posible solución. Hoy tenemos un tope de 2.770 dólares la tonelada, por lo que la retención en la práctica es de más del 40%. Si ese precio se elevara a 3.200 dólares estaríamos encaminados. En realidad la retención es del 5%, pero como nos imponen el tope de 2.770 como precio de corte, todo lo que pase de ese monto va a un fondo para subsidiar al sector.

Artículos destacados