«Hoy el reconocimiento es lo que más motiva para trabajar»

Grandes dificultades que hoy afloran en las empresas tienen su génesis en una mala comunicación, algo que dueños y gerentes reconocen, pero sobre lo cual no invierten. Ligada a la transmisión de la cultura y el clima organizacional, la comunicación cara a cara está siendo interferida por la tecnología mal usada y la falta de actitudes concretas, como el reconocimiento al otro, hoy considerado “fundamental” para motivar en el trabajo.
Así lo consideró la MBA Teresa Olivi de Bessone, docente de la Universidad Católica de Córdoba (UCC) e integrante de Aspen Consultores, quien mañana abrirá un nuevo desayuno ejecutivo, denominado “El desafío de gestionar el capital humano”, organizado por el Instituto de Ciencias de la Administración (ICDA) de la UCC y auspiciado por Comercio y Justicia. Antes de presentarse en este espacio de intercambio gratuito y abierto a profesionles, anticipó algunos ejes.

– Más allá del incentivo económico, ¿qué es lo que más motiva para trabajar?
– El hecho de que ser reconocido en la tarea. El reconocimiento es algo que hoy falta en las empresas o en quienes las dirigen. El ser humano necesita que le digan cuando lo hace bien y en qué tiene que mejorar. Y que ello se sienta como una ayuda, que será de ayuda para todos. Los gerentes y quienes tienen personas a cargo están obligados a expresar (al empleado) cómo ve su tarea y a apoyarlo. Dentro de las funciones gerenciales hay una que dice que debe generar el progreso de sus colaboradores. Creo que ésa es la principal, para que todo fluya en beneficio de la empresa. El reconocimiento y el sentido de pertenencia se refuerzan con la comunicación.
– Respecto de ésta, ¿cuáles son las fuentes de interferencia en una empresa?
– Hoy sobran herramientas tecnológicas; una persona está sentada frente a otra en un mismo escritorio y le manda un mail, el cual demora más en escribir que en hablarlo directamente y acordar algo. No es lo mismo hablar con alguien mirándolo a los ojos que hacerlo mediante un mail, en el que se puede haber escrito rápido y resultar algo que el otro interprete de un modo diferente. Y, en tal caso, ¿cuánto lleva aclarar qué se quiso decir, exactamente? Hay que usar herramientas claras y usarlas cuando hace falta.
Finalmente, la consultora advirtió también que los premios o incentivos por áreas suelen ser una interferencia en empresas grandes, porque las personas “dejan de hacer cosas porque no les trae beneficio económico”.

AGENDA

Desayuno ejecutivo:
“El desafío de gestionar
el capital humano”

Fecha: mañana, a las 9,
en Obispo Trejo 323 (UCC)

Diserta: Teresa Olivi de Bessone

Confirmar asistencia:
teléfono 4213213, int 9

Artículos destacados