«Hay interés por invertir en Argentina»

En el marco aún de los festejos por el 220º aniversario de la Toma de la Bastilla -Día de la Fiesta Nacional francesa-, el embajador galo en Argentina, Frédéric Baleine du Laurens visitó esta semana la ciudad de Córdoba, donde se reunió con el gobernador, Juan Schiaretti, para interiorizarse de la situación provincial. En contacto con la prensa destacó el “diálogo” y los acuerdos existentes entre los mandatarios de ambos países y subrayó el interés de empresas francesas por invertir en el país. Asimismo, confió en que el tren de alta velocidad, que iba a ser construido por una empresa gala, “se realizará, cualquiera sea el color del gobierno”.

– ¿Cómo están actualmente las relaciones bilaterales entre Argentina y Francia? ¿Hay heridas abiertas por las empresas que se fueron hace algunos años o se trata de un capítulo cerrado?
– Hay que analizar las relaciones entre Argentina y Francia en una larga trayectoria, no solamente en el marco de los últimos 5 ó 6 años. Hay empresas francesas en el país desde hace más de un siglo y hubo distintas fases de expansión, estabilización o pérdida, pero siempre hubo una presencia y aún se quedan. Hoy la presencia francesa en Argentina consiste en 250 empresas, que ya existían antes de 2001. Nunca Francia fue el mayor inversor en Argentina, aunque en Córdoba sí tuvo y tiene una presencia importante, con 19 empresas actualmente, de muy diverso tamaño.

-¿Cuál es la situación actual de estas firmas?
– La situación de estas empresas es globalmente buena, no se quejan y se quedan. Considerar la situación únicamente a partir de las compañías que invirtieron en los años noventa y que se fueron del país después de la crisis de 2001, nos daría una visión un poco reducida de lo que es una presencia de largo plazo, que es muy importante. No hay una situación mala para las empresas francesas, para nada. La inversión existe y el deseo de una inversión en la Argentina también.

– ¿En qué punto se encuentra el proyecto del tren de alta velocidad, que incluía a una empresa francesa de primera línea?
– Mi sensación personal, porque no soy el director de la empresa ni el Gobierno nacional argentino, es que el tren va a realizarse, no sé cuándo, pero la Argentina lo necesita. Es típicamente un país que necesita un sistema ferroviario moderno, que hoy no existe, tanto para el transporte de pasajeros como para el de cargas. Estoy seguro que esta necesidad del transporte de alta velocidad, que una rapidez y seguridad, es imprescindible, cualquier sea el color del gobierno.

– ¿Y qué hace falta para que se destrabe?
– Por el momento, hace falta un financiamiento bancario. Por supuesto que es un momento difícil para lanzar un préstamo o una emisión de bonos de 3 ó 5 millones de dólares, claro que no es el mejor momento.

– ¿Cuáles son los temas a mejorar en las relaciones entre ambos países?
– La relación es buena en líneas generales en los distintos sectores. En cada uno de ellos se puede mejorar. Lo que no comparto es una visión pesimista o reducida de la relación. Hubo momentos difíciles en 2003 ó 2005, con la desinversión de algunas empresas. Eso pasó, fue algo importante, hay que terminar con unos problemas no resueltos, pero la

Artículos destacados