Hacia un nuevo Ministerio Público Fiscal

¿Cómo modernizar al Ministerio Público? ¿Cómo hacerlo más eficaz? ¿Cómo se deberían investigar los delitos de manera ágil? Algunos de esos interrogantes fueron respondidos por quien ocupa hoy el máximo cargo del Ministerio Público Fiscal de la ciudad de Buenos Aires, Germán Garavano. De visita en Córdoba con motivo de las XXI Jornadas del Ministerio Público, el abogado de 39 años dialogó con Comercio y Justicia y trazó un panorama sobre la transformación que debiera sufrir este órgano judicial para responder las crecientes demandas de la comunidad.

-¿Cómo debiera ser a su criterio el Ministerio Público “ideal”?
-Lo importante es que la Fiscalía genere una relación directa con la comunidad, que la gente se sienta representada de algún modo; la comunidad tiene cada vez más crecientes demandas de justicia, por lo tanto, el Ministerio Público tiene que tratar de tener una actitud proactiva, contribuir con los órganos de prevención y generar estrategias para que los delitos puedan ser resueltos en un tiempo y un modo razonable.

-¿Qué estrategias han desarrollado en el Ministerio Público de la ciudad de Buenos Aires?
-Nosotros acabamos de presentar un informe de conflictividad. Este informe es muy importante porque hace todo un análisis de las conductas delictivas y contravencionales y las georeferencia. ¿Qué quiere decir esto?, que a partir de este informe podemos saber en qué puntos de la ciudad se dan los conflictos y qué tipos de conflictos se dan en esos puntos para que luego el Ministerio Público o la policía dispongan las medidas. A partir de allí, un poco el desafío de este Ministerio Público ha sido trabajar segmentando los diferentes delitos para poder dar una respuesta adecuada a cada tipo de conflicto para que todos tengan respuesta.

– ¿Cómo segmentan el delito?
-Bueno, hay diferentes tipos de delitos que pueden ser abordados con herramientas distintas. Desde la Fiscalía venimos trabajando en los casos de flagrancia, porque nuestra intención es llevar las investigaciones a juicio del modo más rápido posible, sacándole a la sociedad esta imagen de impunidad. Las fiscalías tienen una gran cantidad de casos de flagrancias, un primer mecanismo es que eso tenga una respuesta rápida y que la población lo sienta así. Nosotros hemos logrado condenas en 15, 24 y 36 horas de cometido el hecho. Hoy estamos resolviendo en la ciudad de Buenos Aires el 15 % de los delitos en la primera semana. Hay otro grupo de conflictos que muchas veces tiene que ver con cuestiones de convivencia, por llamarlos de alguna manera y en esos casos estamos trabajando fuertemente con mediación penal.

– ¿Qué porcentajes de casos y de qué tipo están derivando a mediación penal?
– El 15 % de los delitos, de los cuales el 75 % se resuelven por esta vía. En estos casos estamos hablando de incumplimiento de los deberes de asistencia familiar, daños, amenazas que son temas que si uno no hace un esquema de contención, derivan probablemente a posteriori en consecuencias mucho más graves.

– ¿Cómo abordan los delitos más complejos?
– En la ciudad de Buenos Aires tenemos una ventaja. Como somos una Justicia nueva y Nación se resiste a terminar de darnos la autonomía, los grandes delitos no los tenemos, lo que nos permite de algún modo po

Artículos destacados