Guaidó se autoproclamó presidente y se tensa la situación en Venezuela

El opositor Juan Guaidó se autoproclamó ayer «presidente encargado» de Venezuela, lo que llevó a Nicolás Maduro a denunciar un intento golpista pergeñado en Washington y a romper relaciones políticas y diplomáticas con Estados Unidos.
En una jornada de máxima tensión, con manifestaciones callejeras, enfrentamientos entre sectores chavistas y antichavistas y denuncias, muertos y denuncias cruzadas de «usurpación», la oposición dio el primer paso con el juramento de Guaidó, quien se autoproclamó presidente en su condición de jefe de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), con el inmediato respaldo de Estados Unidos.
Parado frente a una multitud reunida en Caracas, Guaidó hizo su juramento y justificó su conducta en artículos de la Constitución venezolana, más la ilegalidad que la oposición le atribuye al proceso que llevó a Maduro a su reelección. «Juro asumir formalmente las competencias de la Presidencia de Venezuela», dijo Guaidó ante la ovación de antichavistas que apoyan a la AN, con un ejemplar de la Constitución en la mano y la otra apuntando al cielo.
La autoproclamación se produjo 22 días después del inicio del segundo mandato de Maduro y apenas unos minutos antes de que la Casa Blanca emitiera un tuit en el que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció a Guaidó como presidente legítimo e interino de Venezuela.

La reacción de Maduro se demoró más de dos horas. El jefe de Estado salió a un balcón del palacio Miraflores y en un discurso desafiante anunció la ruptura de relaciones «políticas y diplomáticas» con EEUU y le dio un plazo de 72 horas al personal diplomático de ese país para que abandone Venezuela.
Desde la otra vereda, Guaidó instó a todos los países, por medio de un comunicado de la Presidencia de la AN, a desconocer cualquier orden de evacuación de embajadas o de expulsión del país que pudiera emitir Maduro.
«Sólo el pueblo pone al presidente, sólo el pueblo lo quita. El pueblo venezolano le dice ‘no’ al golpe de Estado y ‘no’ a la intervención», sentenció en su discurso Maduro, quien dijo que la orden de dar un golpe en Venezuela surgió desde la casa Blanca.
«Aquí no se rinde nadie», exclamó.
Luego de esa declaración, se sumaron al reconocimiento la mayoría de los miembros el Grupo de Lima, formado por países americanos, entre ellos Argentina y Brasil.

Enfrentamientos con muertos
En tanto, las calles de las principales ciudades de Venezuela se llenaron de antichavistas que salieron a protestar contra Maduro, debilitado por la crisis económica y las presiones internacionales ejercidas para lograr su salida.
También hubo manifestaciones de chavistas en defensa del gobierno de Maduro, por lo que fueron múltiples los enfrentamientos callejeros entre simpatizantes antagónicos o grescas con las fuerzas de seguridad.
En ellas, hay al menos siete personas muertas en distintas ciudades, de acuerdo con un recuento difundido por la agencia ANSA.
Cuatro personas fueron asesinadas cuando protestaban contra el presidente Nicolás Maduro en el municipio de Bolívar, en el estado Barinas, al oeste de Caracas.
Otros dos hombres murieron al recibir balazos en la ciudad de San Cristóbal, en el estado de Táchira, al oeste de Caracas, también en una manifestación antigubernamental.
A su vez, el Ministerio Público de Venezuela confirmó que un joven de 16 años, identificado como Alixon Pisani, murió de un tiro en Cata, un barrio de la capital.

Aval de Macri
A través de Twitter, el presidente Mauricio Macri sumó su apoyo a Guaidó y lo reconoció como «Presidente Encargado» de Venezuela.
«Argentina apoyará todos los esfuerzos de reconstrucción de la democracia venezolana y el restablecimiento de las condiciones de vida dignas para todos sus ciudadanos», comunicó el mandatario.

Artículos destacados