GRIPE A. Prevención en empresas: de la indiferencia a la paranoia

El “asueto sanitario” por la gripe A, que hoy rige en el país, no sólo está siendo cumplido por la Administración Pública nacional y provincial, los bancos oficiales y privados y las universidades, sino también por muchas empresas que adhirieron al considerar que esta medida es importante para reducir el contagio en sus oficinas y plantas que ya cuentan con un alto grado de ausentismo.
Para el médico laboral Hugo Rostagno, la medida es acertada aunque “debería haberse tomado antes de las elecciones” y consideró que “los argentinos pasamos de la indiferencia a la paranoia” en materia de prevención.
En ese sentido, el especialista en medicina preventiva señaló a Comercio y Justicia que las medidas más efectivas en ámbitos laborales coinciden con las generales emitidas desde la OMS, como el ya insistente pedido de lavado de manos (al menos 10 veces por día), mantener los ambientes aireados y, ante síntomas gripales, enviar al trabajador a la casa.
Por otra parte, Rostagno destacó la implementación del régimen mixto de trabajo en la empresa con trabajo desde el hogar a través de Internet (teletrabajo), medida que ya está funcionando en varias compañías. “Con ese intercalado se evita la aglomeración en oficinas y comedores, por ejemplo”.

Riesgos

Para el profesional, las medidas preventivas en las empresas emergieron con fuerza ahora, “con la paranoia” por el virus A (H1 N1), “cuando deberían formar parte de una política continua” de cuidado de sus recursos humanos.
“Por día mueren cinco personas por accidentes o riesgos del trabajo y parece que recién ahora las empresas atienden la importancia de la prevención”, graficó el médico, quien en los últimos días vio incrementada, al igual que otros colegas, el pedido de charlas para esclarecer a distintas dotaciones de empleados y ejecutivos, sobre el nuevo tipo de influenza.
“Tengo muchos pedidos de empresas donde estoy evacuando dudas, brindando información y concientizando sobre las medidas preventivas de todo el personal”, ilustró.
Sin embargo, fue crítico al interpretar las cifras del contagio: “Hay que aclarar que la cifra de que un 90 % de los enfermos de gripe tienen el tipo A, que tanto temor genera, no hay manera de confirmarlo porque no están hechos (todos) los estudios que establezcan esa estadística. Otra cosa distinta es decir que el 90 % del virus circulante es del tipo A (H1 N1). Hay muchos casos de gripe común y hay mucho de pantalla política”.

Artículos destacados