Están abriendo demasiados frentes a la vez

“Siempre se sabe que los segundos mandatos suelen ser mas difíciles que los primeros, y el de Cristina es percibido como un segundo mandato”. El dato sirve de contexto para analizar el presente de un Gobierno jaqueado en varios frentes que, según el analista político Rosendo Fraga, se abrieron en buena medida por su cuenta y orden.
Fraga estuvo ayer en Córdoba invitado a disertar por una entidad bancaria. En ese marco, habló con Comercio y Justicia y analizó la actual coyuntura de un gobierno que, sin dudas, atraviesa por su momento más difícil.
“Creo que en este momento el problema es, con el conflicto del campo en una tregua, el índice de inflación como problema político. El Gobierno está abriendo demasiados frentes a la vez: el frente con el agro, el de la inflación e incluso ha abierto un frente con los medios. Entonces creo que la gran cuestión política es un gobierno que ha ganado, tiene una economía creciendo, pero la simultaneidad de frentes que está abriendo crean una situación de vulnerabilidad política innecesaria”.

– ¿Eran previsibles los problemas o se los generó el propio Gobierno?
– Siempre se sabe que los segundos mandatos suelen ser mas difíciles que los primeros, y el de Cristina entonces es percibido como un segundo mandato. Yo creo que ésta es la tercera crisis política del kirchnerismo. La primera fue (Juan Carlos) Blumberg en 2004, la segunda (el obispo Felipe) Pigna en 2006 y la tercera ha sido el agro en 2008. El punto es que acá, desde el punto de vista cronológico, se trata de una crisis que irrumpe en el cuarto mes de Cristina pero en realidad irrumpe en el quinto año de kirchnerismo. Si hubiésemos conversado en diciembre, le hubiera dicho que los segundos mandatos son más difíciles, el Gobieno va a enfrentar más desgaste, y calculo que hacia 2010, 2011, la economía se va a complicar. La realidad es que se empezó a complicar mucho antes, y el punto acá es la velocidad con que están ocurriendo las cosas. En materia política, en un mes han ocurrido muchas cosas. Quizá lo que el Gobierno no esté persiguiendo en su estrategia política es la simultaneidad de frentes, porque a los que mencionamos hay que sumarles otros en el campo internacional; la soja dejó de subir también. El Gobieno debería advertir que la situación internacional no es tan favorable, que la inflación en abril parece tener un nivel de tres puntos, que el conflicto con los medios exacerba y que el conflicto con el agro sería mejor cerrarlo lo antes posible y me parece que lo que está haciendo es lo contario.

– Este Gobierno tuvo una forma de construir poder muy particular en su relación con los gobernadores que ahora perece haber entrado en crisis. ¿Observa un quiebre en esa construcción?
– Más que un quiebre, una fisura, todavía. El problema es el siguiente. Argentina no tiene partidos políticos. El radicalismo se ha desarticulado y el peronismo como partido no está funcionando. La clave del poder político son los gobernadores y los intendentes del Gran Buenos Aires. Los gobernadores, cuando uno mira los últimos años, aumentan su poder cuando el Gobierno nacional se complica. Pero acá hay un problema que es el conflicto con el agro que está demostrando que el poder político quizá no era tan fuerte como se pensaba. Además ha comenzado una discusión fiscal sobre la coparticipación que no estaba instalada. Entonces creo que esto ha comenzado a generar situaciones políticas que hace que los gobernadores n

Artículos destacados