«Es un escándalo que todavía no haya sido reformada la Ley de Riesgos del Trabajo»

Emilio Elías Romualdi es abogado, doctor en derecho, juez del trabajo en San Isidro y docente universitario. Su larga trayectoria lo trajo hasta Córdoba donde participó como panelista – junto con otros reconocidos juristas- del 1º Congreso Provincial de Derecho Procesal Laboral que se realizó en Villa Carlos Paz.
La creciente litigiosidad en los tribunales laborales, la necesidad de una urgente reforma de la Ley de Riesgos del Trabajo (LRT) y los cambios por venir fueron algunos de los temas que abordó el magistrado porteño en diálogo con Comercio y Justicia.

– En Córdoba se está trabajando sobre un proyecto de reforma del Código Procesal laboral y entre los temas por resolver está la cuestión de la elevada litigiosidad. ¿En su jurisdicción la situación es similar?
– Por supuesto. La alta litigiosidad es una cuestión que no es exclusiva de Córdoba. En Buenos Aires tenemos algunos partidos como Lomas de Zamora o San Isidro donde hay una cantidad creciente de causas que todos los días ingresan para su resolución. Este mes, por ejemplo, ingresaron a mi juzgado 270 expedientes, el mes pasado 168. Si tenemos en cuenta estas cifras, la proyección nos arroja un total de 1.800 causas al año. Por el momento estamos al día pero de continuar la proyección ascendente, el cuello de botella será inevitable.

– ¿La reforma de la Ley de Riesgos del Trabajo resolverá la creciente litigiosidad?
– Dependerá de cómo salga finalmente esta ley. La reforma es necesaria, es un escándalo que todavía no haya sido reformada. Hoy 85% de las causas que se inician en los tribunales laborales corresponden a empresas pequeñas que no están en condiciones de soportar los riesgos y no tienen cómo transferirlos porque no hay pólizas para ello. Un empresario paga una ART y cuando se inicia un juicio laboral, otra vez tiene que responder económicamente. El problema es que en muchos casos se trata de pequeñas empresas que no siempre tienen capacidad económica para afrontarlo. Un día uno de los trabajadores se accidenta y la Justicia determina que debo abonarle $ 100.000. Lo más probable es que tenga que cerrar la empresa y –consecuentemente– el beneficiario de la indemnización no cobre nada.

– La nueva ley evalúa triplicar los montos indemnizatorios que cobran los trabajadores como una manera de reducir la litigiosidad. ¿Qué opina de esto?
– Aumentar las indemnizaciones no resuelve nada, es como cuando en el derecho penal se habla de aumentar las penas para reducir la cantidad de delitos. La litigiosidad no es un problema exclusivo de nuestro país, es un fenómeno mundial y ocurre porque la sociedad a medida que va evolucionamdo aprende a conocer cuáles son sus derechos y actúa en consecuencia con ello.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

-¿Cómo se resuelve entonces esta cuestión?
– En primer lugar, hay que sancionar con urgencia una nueva ley en la cual se establezca un mecanismo donde el trabajador cobre una indemnización razonable que por escasa no termine siendo inconstitucional, como sucede con la ley 24557.
Pero modificar la norma no siempre es la solución; también se debe implementar un sistema de rápida resolución de conflictos. A mi entender, deben existir tribunales unipersonales para causas de pequeña envergadura. Siguiendo este esquema, hoy me lleva a mí como juez que integro un tribunal colegiado el mismo tiempo resolver una “causa pequeña” que una de mayor envergadura. En m

Artículos destacados